Demanda de juicio ordinario de reclamación de cantidad por responsabilidad civil derivada de mala praxis médica
Marginal : 69469605

DEMANDA DE JUICIO ORDINARIO DE RECLAMACIÓN DE CANTIDAD POR RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADA DE MALA PRAXIS MÉDICA              

                  AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE……….

Doña …………………., procuradora de los Tribunales colegiado nº .............. , y de Don………….., mayor de edad, con DNI número ………….. y domicilio en Calle ……….. número ……… , cuya representación acredito con copia de poder que presento como Documento número 1, actuando bajo la dirección técnica del letrado Doña …………… colegiado nº .............., ante el Juzgado comparezco y como más procedente sea en Derecho, DIGO:

Por medio del presente formulo demanda de juicio ordinario de reclamación de cantidad por responsabilidad civil derivada de mala praxis, contra la doctora Doña. …………, con consulta profesional en clínica …………., con domicilio en Plaza……………….y contra la clínica…………..con domicilio en……….., sobre la base de los siguientes

                                               HECHOS

PRIMERO: Con fecha 26 de diciembre 2011 mi  representado,  D. …………., se dirigió a  la empresa demandada, clínica especializada en tratamientos odontológicos que presta sus servicios bajo la denominación comercial de………, donde fue atendido por  la Doctora ………………… quien, tras realizarle una revisión, le informó de que era necesario tratamiento de ortodoncia. Por lo que le hizo un presupuesto del mismo (Presupuesto nº …………… que adjunto como Documento 2). El día siguiente, 27 de diciembre 2011, empezó el tratamiento.

SEGUNDO: Que a mediados de marzo de 2013 por motivos laborales mi representado se mudó a ……….., por lo que se le hizo un traslado de expediente a una clínica de la misma compañía situada allí.

TERCERO: Que tras ser examinado en la nueva clínica de……., se reúnen con mi representado la ortodoncista de la clínica y la directora para confirmarle que no seguirían con el tratamiento por haberse hecho mal las cosas.

Que en junio 2013 y tras esta noticia se puso en contacto con la clínica de la …….., donde le derivaron al Centro de Estudios Superiores de…….. Allí el Doctor………….., Médico estomatólogo ortodoncista redacta un escrito que adjunto como Documento 3 en el que establece que el tratamiento llevado a cabo era erróneo al no poder solucionar el diagnóstico que presentaba mi representado. El 23 de julio se reúne con mi representado para comentarle el informe y explicarle que, por tanto, no se haría cargo del caso.

CUARTO: Que tras haber recibido esta parte un historial médico de Don…………………………..y dado que el citado historial era incompleto, limitándose a exponer los datos del paciente, pero no delimitaba ni especificaba los tratamientos previstos y lo realizados sobre el mismo, esta parte solicitó el 17 de diciembre de 2013 la práctica de diligencias preliminares de exhibición y entrega de documentos, requiriendo a la citada clínica, según lo previsto en el artículo 18 de la ley 41/2002, de 14 de noviembre, reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, para que se exhibiera, y se nos hiciera entrega de copia de:

-Toda la documentación médica detallada, incluyendo presupuestos, tratamientos y previsión de tratamientos, resultados de las pruebas de diagnóstico análisis, y cualquier otra prueba que hubiera sido realizada sobre el citado paciente.

-La póliza del seguro de responsabilidad civil que tiene contratada la clínica.

QUINTO: ………………….

SEXTO: Como consecuencia de la mala praxis realizada por la parte demandada, mi representado ha estado llevando durante diez meses un tratamiento erróneo (hasta que se lo hicieron saber en julio 2013) con los perjuicios que supone llevar un tratamiento de brakets estéticos durante ese tiempo, teniendo en cuenta que no se adecuaba al fin que debía perseguirse de solucionar el problema diagnosticado en el citado Documento 3.

SÉPTIMO: Con el fin de facilitar la comprensión del diagnóstico de mi mandado se exponen aquí las siguientes definiciones:

-Asimetría facial: Alteración de la línea media facial y de la simetría de ambas hemicaras. En este caso se deduce de un problema mandibular.

-Mal oclusión de clase 111 esquelética  y  dentaria  por  hipoplasia   mandibular: Supuesto en el que la estructura mandibular posee menor cantidad de células de lo que se considera normal, lo que produce una  protusión de la misma, y una posición  mesial del primer molar inferior  respecto del superior,  lo que produce                                          mordida cruzada                                          anterior.

-Mordida  cruzada  anterior: Se da cuando los incisivos y caninos  superiores ocluyen por dentro de los inferiores.

-Mordida   abierta   unilateral   derecha: Supone  que  los  dientes   posteriores (molares y premolares superiores e inferiores) del lado derecho  no ocluyen correctamente con, quedando un espacio entre estos.

OCTAVO: Como daño emergente, la mala praxis de los  demandados ha ocasionado a mi representado un daños y perjuicios corporales derivados de las acciones descritas en el apartado anterior. Por ello reclama esta parte, atendiendo al baremo de tráfico establecido en 2013 y en concepto de indemnización por el daño, la cantidad de……….. euros, o conforme a las bases que el Juzgado establezca. Así como el reembolso de la cantidad desembolsada por parte de mi demandado para la realización del tratamiento que aparece en el presupuesto nº ………….., adjunto como Documento 2, a saber 2.667,42€.

NOVENO: Se fija la cuantía de la presente demanda, calculada de acuerdo con las normas contenidas en la regla primera del artículo 251 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en la cantidad de ...... euros.

                              FUNDAMENTOS DE DERECHO­

JURÍDICO-PROCESALES

PRIMERO. CAPACIDAD PROCESAL Y REPRESENTACIÓN. Mi mandante es mayor de edad, en pleno disfrute de sus derechos civiles por lo que, conforme disponen los artículos 6.1.1º y 7.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, tiene capacidad, por sí, para ser parte en este proceso y para comparecer en juicio.

Asimismo los demandados, tienen capacidad para ser parte en este proceso y para comparecer en juicio; conforme disponen los artículos indicados de la referida Ley.

SEGUNDO. POSTULACIÓN Y DEFENSA. El actor se encuentra representado por procurador habilitado para actuar en la demarcación de este Partido Judicial, representación que ha quedado acreditada con poder general para pleitos acompañado como documento nº 1 de la demanda, siendo redactada y firmada la misma por abogado ejerciente colegiado identificado en el encabezamiento de la presente, todo ello conforme disponen los artículos 23 y 31de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

TERCERO. LEGITIMACIÓN. Corresponde la legitimación activa a mi representado, Don ………….. Mi mandante está legitimado activamente por ser quién ha sufrido en su persona el daño expresado en el fundamento fáctico sexto. Ostentan la legitimación pasiva los demandados por ser los causantes de la lesión.

CUARTO. JURISDICCIÓN: Conforme dispone el artículo 9.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, los Tribunales y juzgados del orden civil conocerán, además de las materias que le son propias, de todas aquellas que no le estén atribuidas a otro orden jurisdiccional.

QUINTO. COMPETENCIA OBJETIVA. Corresponde a los Juzgados de Primera Instancia el conocimiento, en primera instancia, de todos los asuntos civiles que por disposición legal expresa no se hallen atribuidos a otros Tribunales, según· disponen los artículos 85.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y 45 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

SEXTO. COMPETENCIA TERRITORIAL. Es competente el Juzgado al que nos dirigimos por ser el del lugar donde desarrollan su actividad profesional los demandados, según dispone el apartado 3° del artículo 50 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y no darse los supuestos de sumisión expresa o tácita.

SÉPTIMO. PROCEDIMIENTO. Versando la presente demanda sobre reclamación de responsabilidad civil derivada de mala praxis, y siendo su cuantía de ............ . euros, conforme establece el apartado 2° del artículo 249 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, debe decidirse la misma por los trámites del juicio ordinario.

JURÍDICO-MATERIALES

OCTAVO. Artículo 1.089 del Código Civil: "Las obligaciones nacen de la ley, de los contratos y cuasi contratos, y  de los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia".

Artículo 1902 del Código Civil: "El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado".

Artículo 1.101 del Código Civil: "Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas".

Artículo 1.104 del Código Civil: "La culpa o negligencia del deudor consiste en la omisión de aquella diligencia que exija la naturaleza de la obligación y corresponda a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar".

Cuando la obligación no exprese la diligencia que ha de prestarse en su cumplimiento, se exigirá la que correspondería a un buen padre de familia.”

 Artículo 1.903 párrafo 4° del Código Civil: "Lo son igualmente los dueños o directores de un establecimiento o empresa respecto de los perjuicios causados por sus dependientes en el servicio de los ramos en que los tuvieran empleados, o con ocasión de sus funciones".

NOVENO. RESPONSABILIDAD DEL CAUSANTE. Antes que nada conviene precisar que la relación que une al paciente con el médico a cuyo cuidado o intervención se somete, normalmente merece la calificación de arrendamiento de servicios -según pone de manifiesto la STS de 25 de abril 1994- en el que el facultativo viene únicamente obligado a poner los medios tendentes a la curación del paciente sin obligarse al resultado. Resumidamente esta obligación de medios de estricta aplicación a la denominada medicina curativa comprende:

  1. La utilización de cuantos medios conozca la ciencia médica de acuerdo con las circunstancias crónicas y tópicas en relación con el enfermo concreto, lo que comprende la realización de todas las pruebas que sean necesarias para efectuar un diagnóstico preciso y fiable de su padecimiento en aras de la elección del tratamiento sanitario más adecuado y
  2. La información en cuanto sea posible, al paciente o a sus familiares, de su diagnóstico, pronóstico, tratamiento y riesgos, muy especialmente en el supuesto de intervenciones quirúrgicas.
  3. Continuar el tratamiento del enfermo hasta que pueda ser dado de alta, advirtiéndole de los riesgos que el abandono del tratamiento pueda comportar.
  4. En los supuestos de enfermedades recidivas, crónicas o evolutivas, informar al paciente de la necesidad de someterse a los análisis y cuidados preventivos que sean necesarios.

Sin embargo en la STS de 28 de junio de 1999 en la que precisamente se enjuicia la negligencia de un odontólogo se llega a afirmar que la relación jurídica de demandante y demandado deriva de contrato entre paciente y medico (consistente en un tratamiento dental) contrato cuya naturaleza es un contrato de obra.

Si bien es cierto que normalmente la relación entre médico y paciente es la de prestación de sus servicios en orden a la saludad del paciente, sin obligarse al resultado de curación que no siempre está dentro de sus pasibilidades, hay otros casos en que se trata de una obligación de resultado en que el médico sí se obliga a producir un resultado; son los casos, entre otros, de cirugía estética, vasectomía y odontología. Este último supuesto lo recoge la sentencia de 7 de febrero de 1990 que, tras referirse al contrato habitual de prestación de servicios, añade: "...salvo en el caso de que la relación jurídica concertada sea reveladora de un contrato de ejecución de obra, como sucede en los casos , entre otros, de prótesis dentarias..".

Dicho esto solo cabe confirmar que la naturaleza de la relación entre paciente, Don ……………, y su médico, Doña………., es una relación contractual de arrendamiento de obra, en el que se obliga explícitamente a la obtención de un resultado; sanear o rehabilitar la boca de mi mandado.

En este caso tras la realización de un primer estudio Doña…………..cometió un error en la interpretación del diagnóstico. Siendo así, la actuación de la facultativa fue inadecuada al no ajustarse a los criterios de la lex artis, que son aquellos criterios a partir de los cuales deben actuar los facultativos médicos. El resultado que se perseguía con la visita de mi mandado no fue obtenido, incumpliéndose la obligación de resultado por parte de la doctora. La STS de 11-12-2001 establece que "la responsabilidad por incumplimiento o cumplimiento defectuoso se produce en la obligación de resultado en el momento en que no se ha producido éste o ha sido defectuoso. Son los casos que la jurisprudencia ha tratado, entre los que destaca la sentencia anteriormente citada de 28 de junio de 1999 en el caso de un tratamiento odontológico, rehabilitación de la boca que no logró el resultado y fue otro odontólogo el que la rehabilitó finalmente".

La jurisprudencia del TS en la Sentencia de 11 de marzo de 1991 es clarificadora con este criterio de lex artis, señalando que consisten en " ... aquél criterio valorativo de la corrección del concreto acto médico ejecutado por el profesional de la medicina-ciencia o arte médico- que tiene en cuenta las específicas características de su autor, de la profesión, la complejidad del acto y la trascendencia vital para el paciente, y , en su caso, la influencia de factores endógenos estado e intervención del enfermo, de sus familiares o de la misma organización sanitaria para calificar dicho acto conforme  o no a la técnica normal empleada".

Además, la STS de 22 de diciembre de 2001 une el concepto de infracción del criterio de la lex artis con el relativo a la antijuricidad (contrariedad a la norma) del daño, y considera que si la intervención de que se trate está indicada y se ha realizado conforme al estado de la ciencia o del saber en el momento de la misma, el resultado dañoso que pueda producirse no es antijurídico. Haciendo analogía de este criterio podemos establecer que en el caso que nos ocupa no se ha actuado conforme al estado de la ciencia o del saber, ya que ante la patología que presentaba del paciente el tratamiento era claro conforme a los estándares médicos, por lo que la actuación de empezar un tratamiento de brakets no era la conducta exigible a la doctora, y el resultado dañoso que se ha producido es antijurídico y mi mandado no tendrá la obligación de soportarlo.

En este sentido, en el ámbito administrativo, la propia Ley 30/1992 de Régimen jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común señala en su artículo 141.1 que "sólo serán indemnizables las lesiones producidas al particular provenientes de daños que éste no tenga el deber jurídico de soportar de acuerdo con la ley. No serán indemnizables los daños que se deriven de hechos o circunstancias que no hubiesen podido prever o evitar según el estado de los conocimientos de la ciencia o de la técnica existentes en el momento de producción de aquéllos ..."

Por tanto queda acreditada la responsabilidad civil contractual de Doña……… por comisión de un error en la interpretación del diagnóstico de mi mandado, es decir por negligencia médica, que a todos los efectos ha de entenderse como la actuación u omisión por parte de un profesional sanitario fuera de los estándares médicos exigibles y que causa en la mayoría de las ocasiones un daño físico y moral al paciente.

DÉCIMO. RESPONSABILIDAD DIRECTA Y SOLIDARIA DE LA EMPRESA. La relación de la empresa con Don………….es contractual. La empresa (………………..) como la mercantil encargada de la organización y dirección de los servicios que presenta, es, por ello, responsable por culpa in vigilando de los actos de su empleada (de la facultativa Doña …………). Esta responsabilidad se basa en el artículo 1.903 párrafo 4° del Código Civil; responsabilidad que, como indica la jurisprudencia, se basa en una relación de dependencia o subordinación entre el causante material del daño y la empresa demandada, además de que el acto antijurídico y lesivo haya sido realizado en la esfera de actividad del responsable. Ciertamente es indispensable una actuación culposa del empleado (sentencia de 9 de julio de 1984) como se desprende del fundamento mismo de tal responsabilidad y del párrafo primero del propio artículo 1903 (sentencia del Tribunal Supremo de 7 de noviembre de 1985). 

UNDÉCIMO. PLAZO DE EJERCICIO. Estas acciones de responsabilidad civil contractual derivadas de mala praxis, se ejercitan dentro del plazo de un año que establece el artículo 1.968.2 del Código Civil, en relación con el 1.969.

DUODÉCIMO. COSTAS. Las costas han de imponerse a la demandada en virtud del principio objetivo de vencimiento, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 394 de Ley de Enjuiciamiento Civil.

Por lo expuesto,

SUPLICO AL JUZGADO:

Tenga por presentado este escrito con los documentos acompañados y copias simples, lo admita, teniéndome por personado y parte en la representación acreditada de Don…………y, por formulada la demanda de juicio ordinario de reclamación de cantidad por responsabilidad civil derivada de mala praxis, contra Doña ………….., y……………., acordando que se sustancie por los trámites del juicio ordinario, dictándose en su día sentencia condenándoles solidariamente al pago de ................. euros, como principal, y los intereses correspondientes desde la interposición de la presente demanda. Todo ello con expresa imposición de costas a la parte demandada.

Es justicia que pido en  .............., a ............. de ............... de ...............

 

Firma Abogado                                                                     Firma Procurador

?>
No Existen Notificaciones