Escrito de conclusiones. Demanda de responsabilidad civil extracontractual
Marginal : 69462887

JUZGADO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO Nº x DE xxxxx 
PROCEDIMIENTO ORDINARIO xxx/xxxx 
 
AL JUZGADO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO Nº x DE xxxxxx 
 
  
        DON  xxxxxxx, Procurador de los Tribunales de Toledo, en nombre y representación del AYUNTAMIENTO DE xxxxxx y de xxxxxx,  cuya representación tengo debidamente acreditada en los autos arriba referenciados, y bajo la dirección letrada de D. xxxxxxxxxxx, Letrado Nº xxxxxxxx del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, como mejor proceda en Derecho, DIGO
 
Que en virtud del plazo legalmente conferido de cinco días previsto en el artículo 436 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y tras haber celebrado el pasado día x de xxxxx de xxxx el trámite procesal de juicio, mediante el presente escrito formulo ESCRITO DE CONCLUSIONES FINALES, indicando para ello lo siguiente: 
 
PRIMERO.- FALTA DE LA CARGA DE LA PRUEBA DEL ACTOR. SE INCUMPLE EL ARTÍCULO 217 DE LA L.E.C., Y LOS ART. 139 Y SS DE LA LEY 30/1992 DE 26 DE NOVIEMBRE. 
 
De conformidad con la prueba practicada en plenario han quedado acreditadas grandes contradicciones que demuestran por sí sola la falta de acreditación del relato fáctico aducido de contrario en su demanda. Por lo tanto, se incumple con lo preceptuado en el artículo 217 de la L.E.C. así como no se dan los requisitos de los arts 139 y siguientes de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre en lo que respecta a la falta de nexo causal.  
 
De la prueba práctica, entiende esta parte que queda demostrada la falta de acreditación de que los hechos ocurrieran tal y como indicara el actor en su demanda. 
 
En tal sentido el actor refirió que la caída sufrida el pasado xx de xxxxxx de xxxx fue debida a que la junta de dilatación de la acera no se encontraba sellada para evitar que el supuesto espacio existente entre un tramo y otro de la acera fuera peligroso para los viandantes, y cuya consecuencia fue su hospitalización e intervención quirúrgica. 
 
Pero lo cierto es, que tal y como ha quedado acreditado con la documental aportada por el propio actor (fotografías documento nº 1), la acera estaba debidamente sellada, sin que el supuesto especio que hubiera entre las junta pudiera causar el accidente indicado, siendo en todo caso, tal y como esta parte depuso en juicio un supuesto de fuerza mayor por parte del propio accidentado. 
 
A este respecto, el actor podría haber acreditado tales extremos, si ello fuera cierto, con fotografías que constatasen la falta de sellado (reiteramos que en la documental aportada de adverso este hecho en absoluto se aprecia, sino más bien al contrario, de la misma se desprende el buen estado del pavimento), o con un acta de presencia notarial, atestado o incluso con la testifical de los propios viandantes. 
 
 
Por ello, una vez recibida la reclamación inicial de adverso, mi patrocinado desestimó la misma mediante Decreto de x de xxxxx de xxxx, habida cuenta de la falta de acreditación de la producción del accidente y las lesiones derivadas del mismo, siendo incluso que no había testigos presenciales del siniestro, que podrían haber corroborado la versión de adverso; así como se desestimó con fecha xx de xxxxxx de xxxx el recurso de reposición posteriormente interpuesto.  
 
Por todo ello, esta parte, tras los resultados de las pruebas prácticas no puede por más que oponerse a las pretensiones del actor, en tanto que la caída fuera como consecuencia de la falta o mal dilatación de la junta de la acera, habida cuenta de que tal y como queda acreditado por la propia documental aportada de adverso, la acera se encontraba en perfectas condiciones, debidamente sellada, impidiendo por tanto que los hechos se produjeran tal y como indicó el adverso; el actor únicamente se limita a dejar constancia de tal aseveración sin aportar indicio probatorio alguno que apoye tal extremo. 
 
En tal sentido, se incumple lo preceptuado en el artículo 217 de la L.E.C., así como lo dispuesto en los artículos 139 y siguientes de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre puesto que no ha quedado acreditado parte de los elementos que son inherentes o necesarios para que tal acción prospere como un funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos de la Administración que pudiera determinar de forma objetiva la responsabilidad que se pretende hacer valer en la demanda y que no se da por ningún lado en el presente procedimiento, así como un nexo causal requisito éste imprescindible. 
 
A mayor abundamiento, en la propia documental aportada de adverso respecto de los informes clínicos, se indica específicamente que se produjo una CAIDA CASUAL, es decir, el propio lesionado no indicó en ningún momento a los médicos que dicha caída se produjera por el supuesto mal estado del pavimento, hecho este que si se hubiera producido hubiera dado lugar a que se dieran caídas constantes por parte de los viandantes que circulasen por la acero, cuando ello en modo alguno ha sido así. 
 
En este sentido, tal y como indicamos en sede plenaria, que por parte de mi patrocinada, en todo momento se han cumplido las condiciones normales de mantenimiento y conservación del pavimento, debiendo ser considerada las lesiones sufridas fruto de un despiste del propio lesionado, que no pudo evitar caerse, pero no por falta de mantenimiento de la calzada o defecto de la misma, sino como consecuencia de un suceso de fuerza mayor, sin que por tanto EXISTA UN NEXO CAUSAL ENTRE LAS LESIONES SUFRIDAS POR DON XXXXXXXX Y LAS CONDICIONES DEL LUGAR DEL SINIESTRO. 
 
Creemos que es igual de importante y relevante, que este Juzgado tenga en cuenta el antecedente previo médico que consta en la documental aportado de adverso en cuanto se indica que el lesionado tiene ANTECEDENTES PATOLÓGICOS COMPATIBLES CON ARTRITIS REUMATOIDEA EN REVISIÓN-TRATAMIENTO POR EL SERVICIO DE REUMATOLOGÍA, PATOLOGÍA DE BASE (POLIARTRITIS-ARTRITIS REUMATOIDEA EN FASE DE EVOLUCIÓN) y OSTEOPOROSIS, por lo que la propia caída pudo deberse o estar relacionada directamente con este tipo de patología, que presentaba con carácter previo el lesionado. 
 
Así mismo, esta parte no puede más que oponerse a lo indicado de adverso en cuanto que como consecuencia de las secuelas producidas, han contribuido en un 11% a la minusvalía de la que adolecía, pero lo cierto es que el documento nº 6 de la demanda no se refiere que como consecuencia de dicho accidente el grado de minusvalía, por lo que nuevamente se incumple con lo preceptuado en el artículo 217 de la L.E.C. 
 
 Por todo ello y en conclusión, siendo a cargo del reclamante la prueba de la existencia de un factor causante del daño, conforme a lo dispuesto en el artículo 217 de la L.E.C., hecho este que tal y como ha quedado acreditado no se ha cumplido, sin que baste que por parte del adverso se indique que la acera no estaba correctamente sellada para imputar una responsabilidad a mi patrocinada, sino que se debe constatar y acreditar que mi patrocinado no hubiera puesto en marcha mecanismos de protección y mantenimiento y que fueran omitidos, o bien que se produjera una continua desidia en el mantenimiento de las aceras que avale un estado de riesgo. 
 
Es decir debería de haberse demostrado que el funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos fue inadecuado o defectuoso o que existiera una falta de diligencia al permitir según se refiere de adverso una discontinuidad en el nivel de la acera al no haber sellado correctamente las juntas de dilatación entre un tramo y otro de la acera, hecho este que tal y como se desprende de las pruebas practicas no queda en modo alguno acreditado. 
 
 A tenor de estos extremos, entendemos que no hay causa de indemnizar por lo que tampoco cabría en consecuencia el pago de intereses moratorios del artículo 20.8 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro tal y como se nos reclama. 
 
Por último, y sin reconocer ninguna responsabilidad en el siniestro, habrá que estar a los límites de la responsabilidad de mi patrocinada mediante la correspondiente franquicia pactada en la póliza Nº xxxxxx, donde se establece en el folio suplemento adicional nº2 hoja 1 de la misma una franquicia de 1.800 euros en cada uno de los siniestros (documento nº 3 de nuestro escrito de contestación). 
 
  
SEGUNDO.- SUBSIDIARIAMENTE Y SIN RECONOCER RESPONSABILIDAD DE EXISTIR UNA CONDENA INDEMNIZATORIA, LA MISMA DEBERÍA DE AJUSTARSE CONFORME AL INFORME DE VALORACIÓN DEL DOCTOR xxxxxxx (DOCUMENTO Nº 2 DE NUESTRO ESCRITO DE CONTESTACIÓN A LA DEMANDA). 
 
Sin reconocer ningún tipo de responsabilidad, y de forma subsidiaria, en caso de estimarse alguna de las pretensiones de adverso, ésta debería ajustarse al informe de valoración aportado como documento nº 2 de nuestro escrito de contestación a la demanda, redactado por el Dr. xxxxxxxx, colegiado en el Ilustre Colegio de Médicos de xxxxx, con el número xxxxx, sin que en modo quepa aplicar la valoración que se efectúa de las secuelas por parte de adverso, que son del todo desproporcionadas además de que se puntúan secuelas separadas cuya causa es concurrente y que estarían englobadas y valoradas dentro de una única secuela, por lo que hay duplicidad. 
 
A mayor abundamiento queremos referir a este Juzgado, que tan solo el Dr. xxxxxxxxxx dispuso en plenario, a pesar de haber sido citados a juicio los médicos que atendieron al lesionado, siendo por tanto el único informe pericial que fue ratificado y por tanto el que debe ser tenido en 
cuenta por este Juzgado a la hora de dictarse la correspondiente sentencia (ello sin detrimento de que esta parte entiende que ninguna responsabilidad puede serle irrogada a mi patrocinada). 
 
En tal sentido, el Dr. xxxxxxxxx ratificando en sede plenaria el informe de valoración médica efectuado, indicó que las valoraciones y secuelas efectuadas de adverso fueron erróneas ya que en todo caso la Ley 34/2003 especifica que cuando están afectados dos o más movimientos de una articulación la limitación de la misma debe de valorarse en su conjunto; siendo incluso que por parte de adverso no ha quedado acreditado en ningún momento la supuesta nulidad de rotaciones. 
 
 En otro orden, y en cuanto al factor de corrección solicitado de adverso, mostrar el más absoluto rechazo de esta parte a la consideración de tal pretensión, dado una vez más la arbitrariedad, ligereza y falta de causa que sustente tal pretensión.  
 
En ningún momento ha acreditado el actor en su demanda los ingresos a los efectos de poder tener el beneficio de dicho coeficiente corrector por los supuestos perjuicios económicos y ello de conformidad con lo dispuesto en el artículo 217 de la LEC. 
 
 
TERCERO.- Por todo ello y en su virtud, y en atención a la valoración de la prueba efectuada en este escrito, y celebrada en su día, informamos en el sentido de solicitar la PLENA DESESTIMACION DE LA DEMANDA DEDUCIDA DE CONTRARIO CON EXPRESA CONDENA EN COSTAS PARA EL DEMANDANTE, toda vez que no ha quedado acreditado que la caída del actor-lesionado se produjera como consecuencia de una falta de dilatación de las juntas de la acera y por tanto de un inadecuado o defectuoso funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos prestados por mi patrocinada, quedando por tanto mi mandante exonerado de responsabilidad, así como de contrario no se ha probado de conformidad con el artículo 217 de la L.E.C. y artículo 139 y siguientes de la ley 30/1992, de 26 de noviembre tanto las causas y nexo causal del siniestro para poder determinar un grado de responsabilidad que supusiese una resolución de estimación de la demanda, así como tampoco han quedado acreditadas la objetividad de las secuelas y su valoración que justificarían plenamente una estimación del petitum de la demanda del actor. 
 
 
Por todo ello y en su virtud, 
 
SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por presentado este escrito, con sus copias, se sirva admitirlo y tenga por formulado ESCRITO DE CONCLUSIONES FINALES, otorgando al mismo la tramitación prevista en el artículo 436 de la L.E.C., y en mérito a las manifestaciones en él inclusas, se dicte Sentencia por la que se declare no haber lugar a las pretensiones deducidas por la parte actora, desestimándose plenamente la demanda contra mi mandante a tenor de los motivos de oposición de  fondo ya alegados, y todo ello con expresa condena en costas. 
 
 Por ser Justicia que pido en xxxx a xx de xxxxxx de xxxx 
 
 
OTROSI DIGO: Que de conformidad con lo dispuesto en el artículo 231 de la L.E.C (artículo 56 Ley reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa) esta parte manifiesta expresamente la voluntad de haber intentado cumplir todos los requisitos exigidos por la ley, por lo que 
 
SUPLICO AL JUZGADO,  que en caso de que existiese algún defecto que pudiera ser subsanado, se me de trámite para tal subsanación. 
 
 
Por ser Justicia que reitero en lugar y fecha “ut supra” 
 
 
 
 
 
Fdo. xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx    Fdo. xxxxxxxxxx  
Abogado ICAM Col. Nº xxxxx     Procurador de los Tribunales  

?>
No Existen Notificaciones