Escrito de defensa. Delito leve hurto
Marginal : 69348480

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº… DE…………..

DON……………….., mayor de edad, con domicilio sito en Calle …………………., cuyo DNI se aporta a los efectos de fijar su domicilio en la localidad de……….., como Documento núm. Uno, con la asistencia letrada de Doña…………………, abogado y miembro del ilustre Colegio de Abogados de……., Col………., con despacho profesional en calle………………., TEL.  ………  y fax………., que se designa a efectos de notificaciones, ante el juzgado comparece y como mejor proceda en Derecho

DICE 

Que habiendo sido citada esta parte para comparecer ante este Juzgado en calidad de denunciado en el juicio de faltas arriba referenciado, para el día 22 de mayo de 2013 a las  12.00 horas, y no pudiendo asistir, por residir fuera de la demarcación del juzgado y mi imposibilidad de desplazarme hasta dicha localidad,  en  virtud  de  lo  dispuesto  en  el  artículo   970  de  la   Ley de Enjuiciamiento  Criminal,  por  medio  del  presente  escrito  formulo   en  mi DEFENSA, las siguientes:

ALEGACIONES 

PRIMERA.- Que el día 07 de agosto de 2015, efectivamente, mi defendido se encontraba en la localidad de San…..,…….., disfrutando de unos días de vacaciones junto a sus hijos y su esposa…………

Efectivamente, tal y como relatan en su denuncia, la Sra………., el día 07 de agosto de 2015, sobre las 11.25 horas, mi defendido se personó en la gasolinera sita en la……………, …………, San…… (……) a los efectos de repostar su vehículo marca………., matrículas……..

SEGUNDA.- Que los hechos narrados por la denunciante no son ciertos, y a tal conclusión, será fácil llegar si se reproduce el video que contiene la grabación de los hechos denunciados por la Sra. Mateo.

Una vez personado en la citada gasolinera, y como es habitual, mi defendido aparcó su vehículo junto al surtidor, y se dispuso a dejar el mismo llenando el tanque.

Dejando en su vehículo a su hijo mayor, mi defendido se dirigió hasta la tienda en la que se ubica la caja. En ese momento, cogió una lata de aceite de aditivo de inyección que necesitaba y se dirigió a la caja para pagar tanto el aceite como la gasolina que había repostado.

En la caja, entregó la tarjeta de débito, que se acompaña al presente como Documento núm. Dos, para que cargaran la totalidad de los productos que había adquirido, como es TOTALMENTE NORMAL, en el funcionamiento de gasolineras. Habiendo hecho el pago, le entregaron el ticket de la compra y se dirigió a su vehículo para continuar con el paseo.

Como podrá observarse en el video que la denunciante aporta o dice tener como prueba de los hechos, el Sr………, una vez abonado el precio y habiéndole sido devuelta su tarjeta, caminó con total normalidad hasta su vehículo (no corrió, ni aceleró el paso) puesto que jamás hubiese imaginado, que el encargado de cobrarle, hubiese cargado a su tarjeta únicamente el precio de la lata de aceite.

Del mismo modo puede observarse, que mi defendido mientras paga mira en varias ocasiones hasta el lugar en el que se encuentra su vehículo puesto que esta su hijo mayor en el interior.

No fue hasta recibida la notificación de la denuncia, cuando se tuvo conocimiento de que en dicha gasolinera no habían cargado la totalidad de la compra, sino únicamente el importe relativo a la lata de aceite que había adquirido  en el interior de la tienda.

Una vez recibida la denuncia, y la citación al juicio sobre delitos leves, y totalmente estupefacto ante tan extraña situación, el Sr……. procedió a revisar todos los movimientos realizados con la tarjeta de débito, y efectivamente pudo encontrar que aquél día, el encargado de la gasolinera cargó únicamente un importe de 18,45 Euros, y que era el precio de la lata de aceite.

Se acredita el pago de 18,45 Euros, mediante el Documento núm. Tres, y como Documento núm. Cuatro copia de la tarjeta de débito con la que pagué el precio en la citada estación de servicios…..

TERCERA.- Que de los hechos alegados, se desprenden la INEXISTENCIA DE DOLO, como elemento esencial para la configuración de la falta que se imputa, toda vez que al momento de realizar el pago, se hizo entrega de una tarjeta, para que en ella se realizara el cargo de la totalidad de todo lo consumido y adquirido en la gasolinera.

Cosa distinta, sería, si por ejemplo, se hubieran entregado 18,45 euros en efectivo, diciendo que solo tenían que cargar dicho importe por concepto de una lata de aceite.  Pero en este caso que hoy nos ocupa, no existen indicios ni periféricos ni directos que lleven a dudar sobre la existencia de un posible engaño; a cualquier persona que posea un vehículo, le podría suceder lo mismo, y se vería inmerso en un juicio de delitos leves por error del encargado de cobrar el precio de todo lo consumido por el cliente.

Al no existir Dolo, no puede existir el delito que hoy se analiza. 

El descuido del empleado que procedió a realizar el cargo en la tarjeta que fue debidamente entregada a la persona, no puede ser ahora achacada a una persona que ha cumplido con el buen obrar, y además arrastrándole a un juicio de sobre delitos leves, en reclamación de una cantidad irrisoria a la que afortunadamente mi defendido puede y de hecho hace frente semanalmente.

CUARTA.- Cuando la supuesta víctima es quien inicia el proceso, mediante la correspondiente denuncia, se constituye, como en este caso UNICA PRUEBA DE LA ACUSACIÓN AL PROPIO ACUSADOR.     Esta única prueba, debe valorarse  en concurrencia  con los siguientes  requisitos, tal y como lo ha venido señalando nuestro más alto tribunal:

  1. Ausencia de incredibilidad subjetiva
  2. Verosimilitud, es decir constatación de la concurrencia de corroboraciones periféricas de carácter objetivo que avalen lo que no es propiamente un testimonio, sino una declaración de parte, en cuanto que la víctima que puede personarse como parte acusadora particular o perjudicada
  3. Persistencia en la incriminación: esta debe ser prolongada en el tiempo, plural, sin ambigüedades ni contradicciones, pues constituyendo la única prueba enfrentada a la negativa del acusado, que proclama su inocencia, prácticamente la única posibilidad de evitar la indefensión de este es permitirle que cuestione dicha declaración, poniendo de relieve aquellas contradicciones que señalen su

Es evidente que encontrándonos frente a una denuncia inverosímil, vacía de contenido, y de elementos esenciales, es que solicitamos se de lectura de este escrito de defensa, procediendo por tanto a la absolución de mi defendido.

Siendo la cantidad que se reclama, como ya se ha manifestado irrisoria, y entendiendo que se ha tratado de un error cometido por un trabajador de la gasolinera, y a quién quizás se le ha obligado a interponer una denuncia para evitar un despido por tal error, ponemos de manifiesto que esta parte ha procedido a ingresar la cantidad reclamada, y cuyo justificante se aporta como Documento núm. Cinco.

Por todo lo expuesto, 

SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por presentado este escrito, lo admita, teniendo por formuladas las alegaciones en él contenidas, y en su día dicte sentencia en que se declare la libre absolución de Don…………………, por no haberse cometido el delito que se le imputa, reservándose esta defensa las acciones pertinentes en aras de reclamar por los daños ocasionados con motivo a la interposición de una denuncia falsa.

Es Justicia que pido en……..a… de…… de……………………………

Letrada ……………………….. Denunciado

?>
No Existen Notificaciones