Contestación a la demanda de juicio ordinario
Marginal : 69345831

Juzgado de 1ª Instancia Nº 44

De Madrid

Procede: Procedimiento Ordinario ……. Medidas Cautelares

 

 

 

 

 

 

 

AL JUZGADO DE 1ª INSTANCIA NÚMERO 44 DE MADRID

 

            DOÑA ……………., Procuradora de los Tribunales de Madrid, colegiado nº ……………, en nombre y representación de la mercantil “………………….” Sociedad Unipersonal, domiciliada en Madrid, calle ……………………, representación que acredito mediante copia de Escritura de Poder General para Pleitos que acompaño como DOCUMENTO NÚMERO 1, y bajo la dirección del Letrado del ICAM con número de Colegiado, DON ………………….. colegiado número ……………., ante el Juzgado comparezco y, como mejor proceda en Derecho, D I G O:

 

            Que, habiendo recibido copia de escrito de demanda acompañada a la Providencia de fecha 26 de agosto de 2.009 por la que se convocó a mi mandante a la celebración de la vista de medidas cautelares al margen señalado, por medio del presente escrito vengo a formular CONTESTACIÓN A LA DEMANDA DE JUICIO ORDINARIO, interpuesta por el Procuradora Don ……………., en nombre y representación de Doña ……………., y ello sobre la base de las siguientes,

 

HECHOS

 

            INTROITO.- Negamos todos y cada uno de los hechos esgrimidos por la demandante en su escrito de demanda, salvo los expresamente recogidos en el presente escrito de contestación.

 

            PRIMERO.- Objeto de contrato de prestación de servicios.

 

            Que en Moncofa, Castellón, la demandante y demandada, suscribieron un contrato privado de prestación de servicios por el cual Doña ………………. se comprometía a elaborar un levantamiento topográfico a mi representada de la zona …….., cuya superficie aproximada es de 2.700.000 m2. A cambio, la actora recibiría como contraprestación y en concepto de honorarios la cifra de ………… EUROS (…….. €), todo ello conforme consta en el documento número 3 acompañado al escrito de demanda.

 

            Ahora bien, como se acreditará en fase probatoria fue siempre un contrato condicionado a un resultado: la aprobación definitiva del Programa de Actuación Urbanística que ya desde mucho tiempo antes se estaba tramitando, bajo la dirección técnica del demandado sobre el suelo objeto del contrato y con el fin de elaborar el documento de reparcelación urbanística, lo que exige la medición de las fincas de origen para determinar los derechos de los propietarios en las fincas de reemplazo, cuestión eminentemente trascendente en orden a determinar la causa del contrato.  

 

            Este fue el acuerdo entre las partes: por el levantamiento topográfico antedicho, la demandante recibiría esta contraprestación económica. Contraprestación que constituye el PRESUPUESTO aceptado y firmado por ambas, y que es el resultado de multiplicar los metros cuadrado objeto de levantamiento, 2.700.000 m2,  a razón de  0,036 euros el metro cuadrado, descontado de este resultado (……… euros) el 10% por así haberlo pactado en el Presupuesto de fecha 13 de diciembre de 2.006.

 

            Sin embargo lo que jamás se acuerda, como se pretende hacer creer de contrario, es un levantamiento topográfico por 2.812.227 metros ni, tampoco, unos honorarios de ……… euros. Metros cuadrados que no se recogen ni en la hoja de “contrato de prestación de servicios”, ni en el presupuesto aceptado y firmado de 13 de diciembre de 2006.

En la copia del Presupuesto contratado, (documento 3 de la demanda), en CONCEPTO, se lee: “Honorarios correspondientes a un levantamiento topográfico de la zona ……., que consta de una superficie total aproximada de 2700000m2, según deslinde de los propietarios, en el termino municipa de Moncofa (Castellón).

(0.036 €/m2)

Para los 2.700.000 m2 se rebaja un 10 % los honorarios de ……€ pasando a ser …….. €”

(la negrita es nuestro)

            Al contrario de lo que se afirma por la actora, el acuerdo de abono de más metros cuadrados a razón de 0,036 €/m2 no existe. Se escribe en la demanda: “abonándose el exceso de dicha superficie a razón de los pactados 0,036 € por metro cuadrado”. Nos preguntamos ¿dónde está esa cláusula? ¿qué exceso si la superficies son los 2.700.000 metros cuadrados?, en contra de la buena fe la actora escribe sobre una superficie, que no figura presupuestada ni tampoco en el contrato de prestación de servicios.

 

            SEGUNDO.-  Extemporaneidad en el cumplimiento del encargo     

 

Por indicación del Ayuntamiento la demandante fue contratada, lo que todavía no era necesario era realizar el levantamiento topográfico pues el PAI aún no está aprobado pero por interés del Ayuntamiento, con el objeto de que se viera “movimiento” e interés en la Actuación Urbanística, se contrató el estudio topográfico y se abonó la primera. Lo que se ha pedido es que se entregue el estudio porque aún no es necesario, y en el momento de la entrega, a requerimiento de Don ……….. es cuando debe pagarse el resto, esto es, se pidió que se midiera pero no que se montaran las mediciones ni se elaborara el informe.

Por otro lado la topógrafa, y me consta, ha vendido mediciones de fincas que están incluidas para contratos de compraventa, porque así se lo facilitó Don ………. (…), mediciones que ya tenía hechas por el PAI.

 

Por favor completa con esto., llama a ……….. y a …….. si es necesario y en los Fundamentos mete también la causa del contrato como motivo de celebrarse el mismo y de la existencia de una condición implícita que es la aprobación definitiva por el Ayuntamiento del PAI  

 

            TERCERO.-  Ilegitimidad de la reclamación: Importe económico y metros cuadrados. Incumplimiento contractual de la parte actora.

 

            La superficie objeto de contrato y presupuesto son esos 2.700.000 metros cuadrados como se aceptó y se firmó, y no otra. No se habla de ningún exceso. La claridad de lo acordado es extrema: 2.700.000 metros cuadrados objeto de levantamiento y ………… € que cuesta dicho trabajo, los honorarios (sin impuestos). En cuanto a la forma de pago se acuerda lo siguiente:

 

  • Un 30 % de los honorarios, antes del inicio de las mediciones.

 

            El 30% de los …….. € presupuestados asciende a ……… EUROS (……. €) sin embargo la actora emitió dos facturas por importe total de …….. CÉNTIMOS (……. €) (recordemos que se emiten dos primeras facturas correspondientes al primer periodo de pago, son de …….. euros cada una) el día 15 de diciembre de 2.006 (documento número 4 que acompaña a la demanda) y abonados con buena fe por mi mandante incluso antes de que la actora las emitiese, justo un mes después de firmar el presupuesto, el 13 de octubre de 2.006 (documento número 5 acompañado a la demanda).

 

            La actora emitió dos facturas respecto al primer pago que constituyen un incumpliendo del contrato por no ajustarse a lo estipulado. Cobró una cantidad superior en este primer pago, no lo comunicó a mi mandante y ni siquiera lo descontó de la tercera o cuarta facturas emitidas posteriormente que corresponden al segundo  y tercer periodo de pago respectivamente, lo que evidencia, que o bien, la actora decide emitir esas dos primeras facturas por ese importe total a sabiendas de que mi mandante había hecho un abono superior al debido, es decir y con los debidos respetos, pensó -me callo, acepto el pago, no hablo de ningún exceso, me quedo con el sobrante y además, para el resto de facturas tomo como base un presupuesto y honorarios no acordados-. O bien en un primer momento pensó: -“acepto el pago en exceso, emito las dos facturas y descuento el sobrante”- para luego cambiar ese pensamiento en -“no recuerda el exceso que me ha abonado de “más” así que, no hago mención al sobrante, aprovecho el descuido y emito el resto de facturas con base a un presupuesto no acordado, superior al pactado y sin descontar el sobrante, y además, voy a intentar “colar” más metros de los contratados”-

 

En cualquiera de los casos, la actora no escribe sobre el exceso que recibió ilegítimamente. Simplemente lo omite, lo decide ignorar.

 

            A la cifra base que ésta decide tomar (…………. €) y que no corresponde al equivalente económico del 30% de la contraprestación económica acordada, le suma IVA (16%), ……….. € y deduce el IRPF (15%), ……... Si hacemos esta operación en las dos facturas (números 131 y 132) obtenemos que mi mandante ha abonado, como primer pago, un total de ………. CÉNTIMOS (……….. €), acreditado con el documento número 5 que se acompaña a la demanda, en lugar de los ………. CÉNTIMOS (…….. €) que es el 30% de lo presupuestado incluyendo IVA y deduciendo IRPF. Por tanto la Sra. Marín ha recibido de mi representado, y lo ha ocultado, un exceso de ……. CÉNTIMOS (……. €).

            Nótese además, que la Sra. ……, en estas dos facturas decide no hacer mención al  descuento otorgado, el 10%, en contravención de lo pactado, violando lo estipulado por las partes en el “PRESUPUESTO DE 13-IX.06”.

 

  • El segundo pago, sería el equivalente al 50% de lo presupuestado, al terminar las mediciones.

 

            Al igual que en el caso anterior, la actora reclama una cantidad improcedente, excesiva a lo que le correspondería y de nuevo omitiendo el 10% que se aplicó a sus honorarios. Es decir por tercera vez incumple el contrato de prestación de servicios.

 

            El 50% de los honorarios pactados, ……….. Euros, son …………….. EUROS (…………. €), y no …………….. EUROS (…………… €) como se alega de contrario. A la demanda se acompaña como documento número 6, la copia de una factura de fecha 8 de enero de 2.008 por lo que dice ser ese 50% del presupuesto, cuándo no sólo no es así, sino que fíjese que casualidad, es la mitad de …………. €, es decir, cifra a la que se aplicó el descuento del 10%. (Véase documento 3 de la demanda). Es decir, la actora, además de tomar como base una cantidad no acordada y de no aplicar la rebaja del diez por ciento, tampoco resta el exceso que en el periodo anterior mi mandante abonó “demás”. Los …………… CÉNTIMOS (…………. €), calculados en el punto anterior.

 

            Fíjese, igualmente, en las contradicciones en las que incurre la actora en sus facturas y comunicaciones. Lo que ahora reclama no tiene nada que ver con lo pactado. La demandante alterna y modifica las cifras según su único criterio no ajustándose al contrato, lo que evidencia su verdadero ánimo: obtener unos honorarios ilegítimos consiguiendo así, a costa de mi mandante un enriquecimiento al que no tiene Derecho.

 

 

           

 

            Así las cosas, vemos como el presupuesto que toma la actora no es el acordado, tampoco lo son sus porcentajes, por ende su reclamación es totalmente ilegítima y mientras mi mandante cumplió, abonando incluso en exceso el primero de los porcentajes, la actora, emite facturas tomando como base el presupuesto no pactado de ……….. €, en lugar del real: …………. €; no aplica el 10% de descuento, se contradice entre sus reclamaciones y además, añade a su arbitrio una cláusula que no existe, la de esos supuestos más de cien mil metros cuadrados, que a todas vistas no es una aproximación de los 2.700.000 metros cuadrados.

 

            En el Burofax de 17 de marzo de 2.008, que acompaña como documento número 7 a la demanda, recoge sus cálculos que coinciden con los incumplimientos contractuales que comete y hemos manifestado. El texto de éste burofax es prácticamente idéntico al enviado mediante correo electrónico de 4 de abril de 2.008 (documento 9 de la demanda), con la gran diferencia de que en el “e-mail” omite interesadamente las cifras, probablemente a sabiendas de que estaba realizando una reclamación ilegítima en contravención del acuerdo  al no ajustarse a lo pactado el 13 de diciembre de 2.006.  En el aquél burofax escribe:

  1. 30% del total a la aceptación del presupuesto. ………. Pago que ya ha realizado
  2. 50% a la finalización de las mediciones: ………...
  3. 20 % a la entrega del informe sobre las mediciones: ……….. €

(aproximadamente, a expensas del resultado de la totalidad de la superficie según el levantamiento, que constituye el ámbito).

Dichas mediciones fueron finalizadas a finales del mes de noviembre de 2007…

 

            Las mediciones terminan el 22 de noviembre de 2.007 por lo que, conforme a lo acordado emite la factura del segundo plazo de pago “50% al finalizar las mediciones” el día 8 de enero de 2.008, sin embargo, inventa el importe económico equivalente a ese 50% del presupuesto. Si las mediciones (cálculo de superficie) terminan en noviembre de 2.007, cómo se puede “decir” en marzo de 2008, después de emitir la factura el día 8 de enero de 2.008 (vid. Doc. 6, 7 y 8 Facturas nº 3 de la demanda), que aún están a expensas del resultado total de la superficie, más aún cuando el levantamiento contratado se hizo para la superficie total de los  2.700.000 m2.  

 

            Las mediciones ya estaban hechas, terminadas en noviembre de 2.007 y por ello se emitió conforme a la condición temporal una factura pero eso sí, incumpliendo el contrato y exigiendo una cantidad (en todas las facturas) muy superior a la pactada.

 

            Se escribe de contrario sobre “el ámbito”, bien, el ámbito por el que se contrató el levantamiento topográfico es el de ……….., con esa superficie aproximada de los 2.700.000  metros y es por esto, y no otra cosa, por lo que se acuerdan uno presupuesto exacto conforme al cual deben de calcularse los honorarios de ………….. Luego, fíjese que ahora, a pesar de afirmar que las mediciones terminaron el 22 de noviembre de 2.007 (página 2 del escrito de demanda), en marzo de 2.008 escribe que aún se está a expensas de la totalidad de la superficie. Y ello porqué, porque probablemente ya se pretendía un enriquecimiento injusto a costa de mi mandante, que fue quien cumplió desde el inicio y no la actora que omite todo lo convenido con mi mandante. Intención de cobrar en exceso que se corrobora con la mezcla conceptual y carente explicación de la factura que incluye en el documento número 8 y que sólo la actora entiende como “liquidación definitiva de dichos honorarios”, cuando con mala fe modifica los metros por los que se contrató el levantamiento al escribir “2.812.227,32 m2, en lugar de los reales 2.700.000 m2.

 

            No nos equivoquemos, lo que se contrata es claro. Las mediciones ya se terminaron, y se reclama una cantidad que no corresponde ni a lo presupuestado ni a lo acordado por las partes el 13 de diciembre de 2.006. La reclamación, por tanto, es contraria a lo que ambas partes aceptaron y a los honorarios fijados, que además constituye un enriquecimiento injusto a favor de a parte que incumple ya que, primero, no realiza el cálculo económico fijado, reclama más de lo debido, toma como base un presupuesto nunca pactado, no aplica el descuento del diez por ciento, y como culmen, tampoco reduce el exceso cobrado en el primer pago.

 

            Fíjese que casualidad, que todos los importes que apunta en el burofax de 17 de marzo de 2.008, es el cálculo que correspondería si el presupuesto fijado hubiese sido el de los ……….. €, no obstante, no es así, por eso en su posterior comunicación omite las cifras, porque son improcedentes, al igual que esta reclamación judicial.

 

  • El tercer y último pago, sería el equivalente al 20% de lo presupuestado.

 

            Resulta de aplicación todo lo ya expuesto. El 20 por ciento del precio pactado asciende a ………….. EUROS (…………. €), pero no a ninguno de los dos importes que, dependiendo de la comunicación, la Sra. ………….. apunta. Ni los iniciales …………… EUROS (…………. €) que afirma en el burofax de 17 de marzo de 2.008 (vid. Doc. 7 acompañado a la demanda) ni tampoco los ………….. CÉNTIMOS (………. €) que recoge la factura acompañada al documento número 8 de la demanda.

Para más aclaración ver cuadro resumen inserto anteriormente.

            Es más, incluso con una simple resta apreciamos que la actora tampoco logra ocultar su intento de engaño ya que: si el presupuesto pactado son ……….. € y la Sra. …………. ya ha emitido facturas por importe total de ……….. euros (a razón de ………. euros por el primer periodo de pago y ………….. euros por el segundo) no quedaría más que reclamar conforme a lo estipulado ……….. euros pero, para su desgracia, esta cifra no constituye el equivalente económico del 20% del presupuesto que habría de emitirse como último pago así que sin explicación alguna ¿qué es lo que hace? pues aumenta a su antojo el importe de la factura alegando la existencia de unos metros que no son objeto de contrato. Luego una vez más estamos ante una reclamación ilegítima. La demanda presentada de contrario se apoya en una reclamación incierta que carece de buena fe dirigiéndose contra el único que cumple conforme a lo estipulado, incurriendo al tiempo en los siguientes incumplimientos: no toma como base el presupuesto pactado, no aplica el 10% de descuento pactado y  la cifra que recoge no es el equivalente al 20% de los …………. € presupuestados, por tanto, además de la manifiesta desobediencia al contrato privado firmado entre las partes, está reclamando una cantidad desajustada y excesiva siendo su única intención conseguir un aprovechamiento económico a costa de mi mandante, fraudulenta por añadir una reclamación inventada.

 

            CUARTO.- Introducción convenida de una cláusula que no existe.

 

            Además de las cantidades antedichas, no justificadas, ilegítimas y que no representan los porcentajes acordados, la demandante reclama una tercera cantidad apoyándose en un contrato inexistente según el cual, se supone, que se ha acordado cobrar un exceso de 112.227,32 metros cuadrados por ……… euros.

 

            Al burofax de 29 de diciembre de 2.008, documento número 8 de la demanda, se vuelve acompañar la misma factura ya comentada de fecha 8 de enero de 2.008 correspondiente a la supuesta mitad de lo pactado, y la de fecha 11 de diciembre de 2.008, que debería corresponder al 20% del presupuesto.

            En esta última factura, la actora introduce un cambio, una variación conceptual interesada para finalizar con una reclamación absolutamente incoherente e inventada. En la factura escribe: “del importe total según superficie de un levantamiento topográfico de la zona ….., que consta de una superficie total de 2.812.227,32 m2, desglose: 2.700.000 m2 x 0.036 €/m2 = ………… € - 10% = ……….. €”, como vemos, ahora cambia a su conveniencia el concepto por el que factura. Cambia lo que venía apuntando en las anteriores facturas: “que consta de una superficie total aproximada de 2.700.000 m2 (0,036/ m2)”, por: “que consta de una superficie total de 2.812.227,32 m2”. Aquí menciona el 10% de descuento que NUNCA ha aplicado. Continúa con algo no pactado introduciendo arbitrariamente lo siguiente: “112.227,32 m2 x 0,036 €/m2 = …….. €”, y finaliza entendiendo que sus honorarios totales ascienden a: “……… €”. Sin embargo, fíjese que en el segundo concepto de “HONORARIOS”, apunta “……… €” lo que no tiene lógica alguna si lo que factura es el 20% de lo estipulado (que serían ……. €) más ese exceso que afirma “4.014,18 m2  a razón de 0,036 €/ m2”.

            Saber cómo ha obtenido las cantidades referentes al 30 y 50 % es evidente, simplemente ha utilizado como base el importe que a su parte ha convenido: el de los ……….. euros no pactados pero, ¿cómo obtiene estos otros casi trece mil euros si pretende el pago del 20% del presupuesto más un exceso?.

 

            Ésta última reclamación, como las anteriores, resulta del todo improcedente, no sólo porque la actora calcule a su antojo los porcentajes sino también porque NI existe contrato, acuerdo, pacto o adenda que estipule la legitimación para reclamar el abono de cuatro mil cuarenta euros con dieciocho céntimos (……… €) por el levantamiento topográfico de 112.227,32 metros cuadrados NI tampoco acuerdo entre las partes para el cobro de un levantamiento topográfico por una superficie total de ……… euros.

 

            QUINTO.- Conclusión: Desestimación de la demanda.

 

            Como hemos expuesto y demostrado a lo largo de todo nuestro expositivo, el contenido del contrato privado de servicios y el presupuesto/honorarios aceptados por ambas partes, de 13 de diciembre de 2.006, es claro, y, si importante es su contenido, también lo es, hacer mención a lo que no se contiene. Se contrató un levantamiento topográfico por unos metros exactos: 2.700.000, y no otros, además, en el supuesto caso de existir un exceso de metros, como profesional topógrafa, debería, mediante una adenda, o bien otro levantamiento y otro presupuesto haberlo acordado con mi mandante, pero no existe acuerdo sobre esto, no hay consentimiento, no hay pacto. La actora incumple su parte del compromiso al emitir cuatro facturas no acordes con lo pactado. Se acuerda un presupuesto: ……….. €, incluido el 10% de descuento que en contra de lo pactado la actora no aplica ¿porqué?. Emite dos facturas respecto al primer pago por un importe total de ……….. euros, sin impuestos, cuando el 30% de lo presupuestado son ……….. Luego emite otra por lo que debería ser el 50%. Si el presupuesto fijado son ……… euros, su mitad son …………. € y no los ……….. euros que apunta y reclama. Y lo mismo sucede con la última factura sobre cuyo importe además se contradice constantemente en sus comunicaciones y factura lo demuestran.

 

            No se ha acreditado de contrario la legitimación para ejercer esta reclamación ya que:

            Primero: Incumplió el contrato firmado y aceptado por ambas partes al no aplicar en la primera, ni en la segunda, ni en la tercera, ni en la última de las facturas el 10% de descuento pactado, a pesar de que al final de su expositivo y de nuevas, lo introduce en la última factura pretendiendo claramente crear dudas a este Tribunal y aprovechando la tesitura, hace unos cálculos con base a unos metros nunca pactados, sin embargo, olvida que las matemáticas son una ciencia exacta y los cálculos que emplea no concuerdan, ni se aproximan a lo pactado.

            Segundo: Oculta intencionadamente el exceso que mi mandante abonó, importe que nunca ha descontado a ninguna de las facturas que después ha ido emitiendo.

            Tercero: Para sus cálculos utiliza un presupuesto que excede del acordado. El acordado son ……… euros y no ………. euros. En el mismo sentido intenta hacer creer que se llegó a un acuerdo por 2.181.227,32 metros cuadrados cuando lo que se contrató fue el levantamiento topográfico de los 2.700.000 metros cuadrados.

            Cuarto: Pretende introducir, ahora, una nueva cláusula, la de la supuesta legitimación para cobrar 112.227,32 metros cuadrados a razón de ……… euros el metro cuadrado, no obstante no acredita la circunstancia que legitime su pretensión.

            Quinto: Tergiversa el contenido de lo contractualmente pactado, siendo la propia actora la que entremezcla y se contradice en las afirmaciones que expone en sus comunicaciones, tales como cantidades que reclama, cambios conceptuales en la facturas que emite, descuentos, metros y/u honorarios.

 

            Se está ejercitando una acción de reclamación de cantidad alegando incumplimiento  contractual contra la parte que  cumple, siendo la única pretensión de la actora la obtención de unos honorarios abusivos con base a un presupuesto no pactado. Entiende esta parte que no puede permitirse que de contrario se aproveche una demanda judicial para reclamar una cantidad no debida por el hecho de querer obtener como resultado unas cantidades ilegítimas, e incluso decidiendo a su arbitrio qué se ha pactado y que no cuando el contenido, intención y voluntad de los contratantes es de claridad absoluta.

            Mi mandante abonó una cantidad superior a la que correspondía en aquél primer plazo de pago. La actora percibió sus honorarios en exceso. Nunca ha aplicado el descuento concertado y continuó, en silencio, emitiendo facturas en deliberado incumplimiento de lo acordado al utilizar como base un presupuesto que no ha sido aceptado. Sus actos carecen de buena fe y omiten el contenido de lo acordado el 13 de diciembre de 2.006.

            La conclusión es sencilla. Se reclama una cantidad que no se debe y por ende no procede su estimación. No se puede acoger la pretensión de la actora de que mi mandante le deba la cantidad de sesenta y un mil novecientos noventa y dos euros con treinta y cinco céntimos (………….. €) en concepto de honorarios devengados porque no se debe. Cuando la actora calcula sus honorarios, se aleja del contenido del contrato y presupuesto, incumplimientos sólo a ella imputable. Existe un presupuesto previamente pactado conforme al cual deben de calcularse los honorarios, la única diferencia entre aquél y estos es que éstos se incrementan con el IVA y reducen con el IRPF. Honorarios que condicionados a ciertas circunstancias temporales devengarían por un determinado porcentaje (30, 50 y 20 %). Claros los metros objeto de levantamiento así como el presupuesto fijado, pretende igualmente, obtener el cobro de unos honorarios que contabiliza con base a unos supuestos metros cuadrados sobrantes sobre los que no existe acuerdo, y que nunca menciona hasta ahora, intentando, torpemente y sin éxito, cuadrar cifras como se demuestra de la explicación que se da en la página 3 del escrito de demanda dónde escribe “… de 91.520,28. A dicho importe había lógicamente que restar las cuantías adoptadas como base de cálculo en las facturas previamente emitidas (15.070,81+15.070,81+48.600,00)”. Aprovechando los mismo términos, lo lógico no es restar las bases que a cada cual convenga, sino que lo lógico es emitir facturas con base al presupuesto pactado y sobre ésta, calcular los porcentajes. Las bases que de contrario se recogen en este punto y que ahora descuenta no son las pactadas sino que lo serían: 13.122+13.122+43.740, lo único que se hace, insistimos en intentar cuadrar cifras ocultando el verdadero propósito de obtener una ganancia indebida y lo demostramos con el siguiente cálculo: si a esos 91.520,28 euros restamos la cantidad que correspondería al 30% (13.122+13.122 o lo que es lo mismo 26.244) y al 50% (43.740) deberíamos obtener el 20% del presupuesto, es decir, lo que correspondería al tercer y último pago que son ………, sin embargo, la resta arroja el resultado de ……………. euros, como vemos una cifra muy superior al que, en su caso, se debería. La argucia utilizada de contrario podría ser la siguiente: Se debe ocultar la cifra total que se quiere obtener, es decir, la no pactada pero ¿cómo?, muy sencillo: se hace el cálculo que hemos hecho anteriormente y obtenemos que queda una cifra pendiente de ……… euros, si a esta cifra se le resta la que sería el 20% (……….), se obtienen esos sorprendentes ………. € que sin base alguna se reclaman. Sorprendente. Pero queda otra incógnita por resolver, ¿cómo ocultar esa cifra?, de la siguiente manera: como en el contrato se habló de 0.036 €/m2, se dividen los …….. € entre ……………. de forma que se obtienen esos supuestos metros cuadrados que supuestamente exceden, los 112.227 metros cuadrados (redondeados 112.230 metros cuadrados).

            En el caso que nos ocupa, la demandante no solamente no ha cumplido el contrato  sino que como hemos demostramos trata, con sus sumas y restas, de esconder temerariamente su propósito encaminado a obtener una cantidad no debida.  

            La misma solución debe de darse a la acción acumulada de reclamación de daños y perjuicios pues si la acción principal de reclamación de cantidad se basa en una deuda que no existe, por ende, no puede sobre ésta derivarse cualesquiera otras acciones.

 

            Debe por tanto rechazarse de plano la demanda de contrario formulada, con evidente temeridad y mala fe, como henos puesto de manifiesto en los hechos de esta contestación, destapando la argucia de la demandante, quien carece de la facultad necesaria para reclamar por su incumplimiento en la obligación consistente en emitir las facturas por los porcentajes del 30, 50 y 20 % con base en el presupuesto de ……….. euros acordado por las partes así como la aplicación del descuento del 10% aludido, lo que así se estableció expresamente por ambas partes, dando a dicho incumplimiento el carácter de esencial, en el contrato y presupuesto de 13 de diciembre de 2.006: “Para los 2.700.000 m2 se rebaja un 10 % los honorarios de …… € pasando a ser …… €… forma de pago: 30% antes del inicio de las mediciones, 50% al finalizar las mediciones, 20% a la entrega del informe sobre las mediciones”

 

            Ningún incumplimiento cabe por tanto imputar a mi mandante quién fue el primero en cumplir abonando incluso con exceso en el primer plazo temporal estipulado.

 

            A estos hechos le son de aplicación los siguientes,

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

  1. FUNDAMENTOS JURÍDICO-FORMALES

 

  1. Procedimiento y Competencia. Conformes con los correlativos.
  2. Legitimación.- Conformes con los correlativos.

 

 

 

 

  1. FUNDAMENTOS JURÍDICO-MATERIALES

 

            1.- Contenido contractual: ilicitud de la reclamación e incumplimiento de la actora.

 

            Reconociendo el clausulado legal recogido en el escrito de demanda por lo que a obligaciones y derecho derivados de un contrato se refiere, debemos añadir que hemos demostrado a lo largo de nuestro Expositivo cuál fue el contendido real del contrato de servicios acordado entre las partes, el concreto presupuesto y los exactos metros sobre los cuales habría de elaborarse el levantamiento topográfico.

 

Así pues, indicando en primer lugar, que mi cliente de ninguna manera se niega al pago de lo realmente acordado, ya que la cantidad objeto de reclamación, es totalmente incoherente  con lo realmente contratado con la actora, destacamos:

 

El artículo 1.281 Código Civil dispone, “Si los términos de un contrato son claros y no dejan duda sobre la intención de los contratantes, se estará al sentido literal de sus cláusulas.

Si las palabras parecieran contrarias a la intención evidente de los contratantes, prevalecerá ésta sobre aquéllas”, no pudiendo en relación con el artículo 1.256 dejarse la validez y el cumplimiento de los contratos al arbitrio de uno de los contratantes.

 

El artículo 1282 Código Civil reza que “Para juzgar de la intención de los contratantes, deberá atenderse principalmente a los actos de éstos, coetáneos y posteriores al contrato”.

Intención que quedó reflejada en elaboración del levantamiento sobre unos metros determinados contractualmente y por un precio pactado. Intención de pago, y pago, que se hizo y se ha acreditado en todo momento pues incluso antes de la emisión de las dos primeras facturas, mi mandante abonó el equivalente al 30% de los honorarios con un exceso de casi cuatro mil euros. No se puede decir lo mismo de la actora a la vista de sus actos anteriores y posteriores a la firma del contrato.

            Intención de pago que también se le comunicó al Letrado de la actora, cuando el Sr. Peñalba le afirmó que le abonaría lo correspondiente tan pronto como pudiese pues la situación económica en aquél momento no era los suficientemente fructífera como para poder abonar en un solo pago el importe total de los honorarios, claro está, los pactados pero no los que ahora sin justificación alguna se reclaman y no son los contratados.

 

            Existen pruebas directas y objetivas de lo contratado y lo abonado y también las facturas presentadas de contrario, que demuestran que la actora pretende cobrar algo no contratado y que a su vez, evidencian su única pretensión: obtener un enriquecimiento económico a costa de la parte que cumplió, mi mandante, que abonó un importe superior, siendo esto aprovechado por la actora que ni lo comunicó, ni lo descontó de las posteriores facturas, y, además, utiliza como base para el cálculo de sus honorarios un presupuesto que nunca se contrato, finalizando su despropósito añadiendo una “claúsula inventada” según la cual se acordó que otros supuesto metros (que nunca se reflejan en el contrato ni en el presupuesto) serían cobrados aparte a razón de ….. euros el metro cuadrado.

 

            En este sentido nuestro Tribunal Supremo, en Sentencia de 27 de marzo de 1.991, dispuso que, de conformidad con lo establecido en el artículo 1.091 del Código Civil los contratos han de cumplirse a tenor de los mismos, en definitiva este precepto obliga a cumplir lo pactado, de ahí que se afirme que los derechos y obligaciones de todo contrato se constriñen y limitan objetivamente a los acordado entre las partes, en este sentido la Sentencia de 20 de septiembre de 1996 (EDJ1996/6757) declara que la voluntad contractual constituye la ley particular, la lex privata, de los contratantes”.

 

            Cómo mencionábamos en nuestros HECHOS TERCERO Y CUARTO, lo que no se contrato fue un levantamiento topográfico para una superficie medida de 2.812.227,32 metros cuadrados. Tampoco se contrató la elaboración del concreto levantamiento topográfico de 2.700.000 aproximados a cambio de una contraprestación de …… euros (página 3 del escrito de demanda). Ni qué decir tiene que los 112.227,32 metros que ahora se alegan no son una aproximación de los contratados, que en su caso, y de ser “aproximados” podría entenderse un cierto incremento del presupuesto, que en cualquier caso, bien mediante adenda, bien mediante la elaboración de otro levantamiento topográfico debería haber sido aceptado y firmado por las partes. Pero no existe tal acuerdo, por ello, la reclamación es injustificada, deliberada, negligente y temeraria. En una palabra, ILEGÍTIMA. En este sentido el artículo 1.283 del Código Civil dispone “Cualquiera que sea la generalidad de los términos de un contrato, no deberán entenderse comprendidos en él cosas distintas y casos diferentes de aquellos sobre los que los interesados se propusieran contratar”.

 

            Resulta que esta parte ha demostrado todos los extremos decisorios para entender la ilegitimidad de su reclamación. Aun así, y en sentido contrario, lo que la demandante no ha probado, siendo sobre ella sobre quién recae la carga de probar,  es la existencia de un acuerdo por el que se entienda que sus honorarios asciendan a los …….. euros.

 

            También ha quedado demostrado como la parte que ha incumplido el contrato ha sido la actora, de modo que su actitud colisiona de plano con el decir del art. 1256 del Código Civil, que no permite dejar al arbitrio de una de las partes la validez y el cumplimiento de los contratos.

La reciente Sentencia de 17 de diciembre de 2002 declara:

“Dice la sentencia de 22 de octubre de 1997 EDJ1997/7802 :

“La segunda cuestión se refiere a uno de los efectos de toda obligación recíproca: si el acreedor exige el cumplimiento de la obligación recíproca al deudor sin que él haya cumplido, este deudor podrá oponer la llamada “exceptio non adimpleti contractus” que no está expresamente regulada en el Código Civil pero deriva de los arts. 1100, 1124, 1308 EDL 1889/1 art.1100 EDL 1889/1  art.1124 EDL 1889/1  art.1308 EDL 1889/1  y ha sido reiteradamente aplicada por la jurisprudencia: sentencias, entre otras más antiguas, de 10 de enero de 1991 EDJ1991/145 , 9 de julio de 1991 EDJ1991/7508 , 3 de diciembre de 1992 EDJ1992/11945 , 15 de noviembre de 1993 EDJ1993/13037 , 21 de marzo de 1994 EDJ1994/2582 , 8 de junio de 1996 EDJ1996/3150 , otra de la misma fecha 8 de junio de 1996 EDJ1996/4171 y la de 29 de octubre de 1996 EDJ1996/8167 ”; continúa esta sentencia de 1997 diciendo que:

“Sin embargo, el deudor que alega esta “exceptio non adimpleti contractus” la tiene que basar en el incumplimiento real y efectivo de la otra parte, que frustre la finalidad del contrato, no bastando el cumplimiento defectuoso de la obligación.

Así, la sentencia de 21 de marzo de 1994 EDJ1994/2582 dice “...la excepción “non adimpleti contractus” ...exige un verdadero y propio incumplimiento de alguna obligación principal derivada del contrato, sin que puedan apoyarse una y otra en un cumplimiento defectuoso ... Es particularmente interesante lo expresado por la sentencia de 8 de junio de 1996 EDJ1996/3150 (fundamento jurídico segundo, párrafo segundo).

La Sentencia de 21 de marzo de 2001 EDJ2001/2318 declara que:

“No es la absolución de esta última (de quien la alega, aclaramos) sino la paralización de la facultad de exigir hasta que la parte actora cumpla con el contrato, o estar real, firme e indiscutiblemente dispuesta a cumplir.

También es necesario que la excepción se oponga de buena fe; no será viable que se paralice la acción por incumplimiento de obligaciones accesorias o no principales; tal incumplimiento lo ha de ser de obligaciones cuya insatisfacción frustre la finalidad de contrato.”

 

            Respecto a las facturas que de contrario se presentan siendo la base de su reclamación económica y que habrán de ser puestas en relación con el acuerdo firmado y aceptado por las partes, siendo esto documentos los que provocan el nacimiento en el cumplimiento de obligaciones recíprocas, resulta de aplicar la doctrina antedicha. Quién incumple no puede exigir el cumplimiento. Además de eso, como demostramos, se ha acreditado, por hacer mención a algún detalle, que se acordó en el presupuesto lo que debió aplicarse en todas las facturas: la reducción del 10%. Descuento que la actora decidió omitir incumpliendo el contrato.

 

La Audiencia Provincial de Sevilla, Sentencia de 14 de Junio de 2004, Esta excepción que como ya ha señalado esta Sala en anteriores resoluciones, tiene su fundamento en las obligaciones reciprocas y consiste en que no se puede exigir el cumplimiento de las obligaciones de la otra parte cuando no se cumple las propias, excepción que aunque no está explícita en nuestro Derecho, sin embargo tiene su fundamento en el artículo 1124, y en el artículo 1100 del Código Civilart.1100 EDL 1889/1  art.1124 EDL 1889/1  , y que ampliamente ha admitido la jurisprudencia, considerando que está perfectamente justificado el incumplimiento por una de las partes si fue motivado por el incumplimiento de la otra, es decir, que los contratos dejan de ser obligatorio para una de las partes, cuando la otra falta a lo convenido, el que incumple la obligación que se impuso, no puede exigir el cumplimiento de la obligación a la otra parte.

 

            2.- Enriquecimiento injusto a favor de la parte que incumple.

 

            Muy al contrario de lo expuesto de contrario, entiende esta parte que el importe que reclama sería constitutivo de un enriquecimiento injusto a su favor;          Entre otras, nuestro Tribunal Supremo en Sentencia de 30 de septiembre de 1993, EDJ 1993/8508, ha venido estableciendo que “el enriquecimiento injusto exige los siguientes requisitos:

            Primero.- un enriquecimiento por parte del demandado que sea injusto, representado por un aumento de su patrimonio o una disminución del mismo;

            Segundo.- Un empobrecimiento del actor representado por un daño positivo o por un lucro frustado, y

            Tercero.- la inexistencia de un precepto legal que excluya la aplicación de este principio al caso concreto (Sentencias, por ejemplo, de 2 de enero, 5 y 23 de febrero, 7 de marzo, 23 de abril, 22 de octubre y 13 de diciembre, todas de 1991); sin que sea necesario para su aplicación que exista negligencia, mala fe o un acto ilícito por parte del enriquecido, sino que es suficiente el hecho de haber obtenido una ganancia indebida, lo que es compatible con la buena fe (Sentencias de 23 y 31 de marzo de 1992, que citan la de 12 de junio de 1993).

 

            Aplicando esta doctrina al caso que nos ocupa, y por supuesto a la persona del demandante, es el actor el que pretende a través de su excesiva e injustificada reclamación de cantidad obtener un incremento exuberante de su capital al reclamar cantidades que en nada se ajustan a lo contratado con mi representado.

 

            Entendemos que la conducta que inicia toda la reclamación y crea la situación jurídica se encuentra en el error de la actora o en la mala fe, buscando una ganancia indebida con esta reclamación, y que siendo ella la única incumplidora, desde el inicio de la relación de sus básicas obligaciones al emitir unas facturas por importes no acordados, y teniendo en cuenta que mi representado no se opone al pago de lo que sea debido y conforme a lo contratado, las facturas que ahora se presentan son abusivas e injustificadas. Todo ello en virtud el propio articulado que alega la actora, artículos 1089, 1.091, 1.256, 1.258 y 1.278  del Código Civil.

            3.- Con respecto a la acción acumulada indemnizatoria de los daños y perjuicios: Inexistencia de la mora procesal. 1100, 1101 1108 1124. Improcedencia de intereses.

            En virtud de lo dispuesto en el artículo 1.100 del Código Civil no procede la imposición de intereses por mora procesal alegado de contrario ya que como reza el artículo señalado, en las obligaciones recíprocas ninguno de los obligados incurre en mora si el otro no cumple o no se allana a cumplir debidamente lo que le incumbe… y en el caso concreto que nos ocupa, ha sido acreditado el incumplimiento contractual por parte  la demandante motivo por el cual no procede tal reclamación.

Entendiendo que no existe legitimidad para reclamar ni obtener la cantidad objeto de reclamación por tanto tampoco puede sobre esta cifra aplicársele interés alguno, ya que no existe tal deuda.

  • COSTAS

 

            Las costas habrán de ser impuestas al demandante conforme a lo establecido en el artículo 394 LEC, con expresa declaración de temeridad o mala fe en el planteamiento de la presente litis, carente de sentido y fundamento.

 

Por todo lo expuesto,

 

            SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por recibido este escrito junto con su documentación y copias, se sirva admitirlo y tenga por formulada en tiempo y forma CONTESTACIÓN A LA DEMANDA presentada por el actor Doña ………., y tras los trámites procesales oportunos, se sirva dictar Sentencia por la que desestimando todas la pretensiones de la demandante, absolviendo a mi mandante de las pretensiones deducidas en su contra se absuelva a mi representado y a  todo lo demás que en Derecho proceda, petición esta última que se hace incluso a los efectos de lo establecido en el artículo 231 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, con expresa imposición de costas a la demandante como consecuencia de la temeridad y mala fe en sus actuaciones.

 

            Es Justicia que pido en Madrid  a nueve de febrero de dos mil diez.

?>
No Existen Notificaciones