Interposición de recurso de apelación por su negligencia en la custodia de sus animales
Marginal : 69340404

INTERPOSICIÓN DE RECURSO DE APELACIÓN POR SU NEGLIGENCIA  EN LA CUSTODIA DE SUS ANIMALES


AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN Nº x DE xxxxxxx PARA ANTE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID 
 
 
 
DOÑA xxxxxxxxx xxx, Procuradora de los Tribunales de Alcobendas en nombre y representación de DON xxxxxx representación que acreditaré mediante comparecencia apud acta el día y hora que señale este Juzgado, actuando bajo la defensa de DON xxxxxxxxxxx Abogado del Ilustre Colegio de Abgados de Madrid, con nº de colegiado xxxxxxx, ante el Juzgado comparezco en los Autos al margen referenciados, y como mejor proceda en Derecho DIGO
 
 
Que con fecha de xx de xxxx de xxxxxxx me ha sido notificada Sentencia de fecha 28 de abril del año en curso, dictada por el Juzgado al que tengo el honor de dirigirme, y es por lo que por medio del presente escrito vengo, en tiempo y forma, a INTERPONER RECURSO DE APELACIÓN por considerar que la mencionada resolución no es ajusta a Derecho y todo ello de acuerdo con las siguientes 
 
 
 
ALEGACIONES 
 
 
PREVÍA.- Damos por reproducido los hechos probados relatados en la Sentencia recurrida, salvo aquellos que sean expresamente negados en el presente escrito.  
 
Así se tiene por probado; 

 
“Que el día xx de xxxx de xxxx, sobre las 11,22 horas las denunciantes, junto con una amiga, y testigo directa de los hechos xxxxxxx, paseaban por la zona denominada  “xxxxx” en el término municipal de xxxxxxxxx , llevando cada una de las denunciantes  un perro de pequeñas dimensiones , atado con su respectiva correa, apareciendo de forma súbita el perro pastor alemán propiedad del denunciado xxxxxxxx, el cual se abalanzó contra los pequeños animales infundiendo temor y peligro tanto para estos como para las tres personas que se encontraban en dicho lugar y que tuvieron que interponerse entre los perros para ahuyentar al perro atacante y evitar, en su caso, daños o lesiones.


No se ha acreditado como consecuencia de estos hechos se produjera ningún tipo de menoscabo físico para personas ni animales salvo el estado de ansiedad y el agobio del incidente prosudo a las denunciantes.” 
 
En los fundamentos de derecho se indica lo siguiente: 
 
Primero:-   Artículo 337 del Código Penal.


 
La conducta realizada por el aquí acusado, y que ha sido considerada probada, encaja perfectamente con el tipo penal, al haber sido por su negligencia  en la custodia de sus animales el origen y la causa del incidente  reconociendo el Sr. Berzosa en el acto del juicio que llevaba en su coche dos perros y que al ir a meterlos en el remolque uno de ellos se le escapó. Indica que sí oyó voces y jaleo pero no le dio la importancia al incidente que según refiere duró un breve espacio de tiempo, extremo que no ha sido cuestionado por las denunciantes.

 
 
 
UNICO.- NO SE DAN LAS CIRCUNSTANCIAS DEL TIPO PENAL. AUSENCIA DE DOLO O CULPA (NEGLIGENCIA EN LA ACCION) PARA QUE PROSPERE LA RESPONSABILIDAD DEL TIPO PENAL. 
 
Es un hecho incuestionable que el suceso se produjo el día xx/xx/xx siendo otro hecho incuestionable que la denuncia que trae causa a la presente litis, fue interpuesta por las denunciantes y va dirigida contra Don xxxxxxxxxxxxx 
 
Se dice en la sentencia en sus fundamentos jurídicos que ha habido prueba suficiente para desvirtuar el principio de presunción de inocencia indicando que “se considera suficientemente demostrado incluso y a mayor abundamiento de las propias manifestaciones del denunciado que éste, al ir a pasear los dos perros que llevaba de características similares del interior del coche al remolque uno de ellos se le escapó.” En consecuencia -así se dice- es su conducta negligente en la custodia de los animales la que provoca que el animal quede suelto y en disposición de causar mal, lo que encaja con el tipo penal por lo que se ha solicitado la condena. 
 
Y se añade a continuación: “…Acerca de la testifical practicada a propuesta  del denunciado, y cuya idoneidad se ha cuestionado por la acusación, no parece su versión relevante para desvirtuar en modo alguno los hechos.” 


 
 Entendemos que aquí es donde se produce un claro error en la valoración de la prueba por parte del “Juzgado ad quo” quien efectúa una mala interpretación y aplicación del precepto legal a la hora de Juzgar y dictar la presente resolución, dicho ello en términos de respetuosa defensa de los intereses encomendados de mi cliente.

    
A tenor de lo expuesto parece claro lo siguiente: 

Según el relato fáctico que viene recogido en Sentencia y que así mismo se indica que fue reconocido por el Sr. xxxxx, éste llevaba en su coche dos perros y que al ir a meterlos en el remolque uno de ellos se le escapó.

Por lo que se infiere por un razonamiento lógico que el denunciado inicialmente tiene sujeto a dos de los perros que intenta meter en su vehículo. Que uno logra sujetarlo porque no se habla de que fueran dos los perros sueltos sino tan solo de uno, que además según se indica por el propio denunciado cuando iba a meterlo en su vehículo es cuando se suelta de una cuerda y se le escapa. 
 
Estamos ante ello no ante un hecho deseado o deliberado por parte del denunciado sino ante un hecho involuntario  e imprevisto que conlleva que no se pueda hablar propiamente de negligencia en materia penal ya que de tal comportamiento no se deriva ni culpa ni dolo sino tan solo un descuido  involuntario en la persona del denunciado que no puede tener trascendencia penal ni incluso como delito leve a lo más un reproche civil de reparación del daño que pudiera haberse causado con tal descuido y no cabe que se le enjuicie y sancione como autor de esta delito leve por dicho descuido involuntario a tenor de que el Derecho Penal es un ordenamiento de intervención mínima solamente reservado a aquellos comportamientos que tengan una trascendencia jurídico penal y al no mediar culpa o dolo en el comportamiento de mi patrocinado, la sentencia debería haber sido absolutoria con apercibimiento del derecho a la reparación o vía civil si la hubiere a favor de las denunciantes en caso de querer ejercer estos derechos.  
 
La sentencia recoge que la conducta realizada por el aquí acusado, y que ha sido considerada probada, encaja perfectamente con el tipo penal, al haber sido por su negligencia  en la custodia de sus animales el origen y la causa del incidente. 
 
No estamos en absoluto de acuerdo.

Si la conducta hubiera sido la conducta realizada de ir mi mandante con los dos perros sueltos si estaríamos hablando de negligencia y tendríamos que dar la razón al Juzgador ad quo en cuando al reproche y sanción penal que se incardina pero el hecho de que uno (perro) quede dentro del coche y el otro se le escape de forma involuntaria soltándose de la cuerda cuando iba a ser introducido en el mismo no es como tal una conducta que podamos considerar como negligente, más bien como involuntaria y por ello ajena a la voluntad de mi mandante y careciendo por ello del tipo de culpabilidad que exige la materia penal, es decir mediando culpa, dolo o negligencia.       
 
En la sentencia recurrida se añade a continuación: “…Acerca de la testifical practicada a propuesta  del denunciado, y cuya idoneidad se ha cuestionado por la acusación, no parece su versión relevante para desvirtuar en modo alguno los hechos.” 
 
Pues igualmente mostramos nuestra disconformidad y de ahí el error de la prueba nuevamente del juzgador ad quo toda vez que en “igualdad de armas” y dentro del principio de inmediación, oralidad y contradicción, que debe presidir todo procedimiento penal dicho testigo aportó el testimonio de que estaba en el lugar de los hechos y que paseaba con su bicicleta y presenció los hechos, afirmando que fue un incidente sin lamedor importancia y que efectivamente uno de los perros estaba sujeto y que el otro se le escapó a mi defendido cuando lo estaba introduciendo en su vehículo. 
 
Por todo ello entendemos que la versión si es relevante porque acredita el hecho de que no hubo negligencia y si un descuido a la hora de sujetar e introducir al perro que se escapó y por lo tanto ello confirma y ratifica que no estemos ante un comportamiento objeto de sanción o materia penal y que la jurisdicción adecuada para la posible reparación del daño que se produjera fuera la civil a través del debido procedimiento ordinario de la reclamación civil extracontractual o jurisdicción voluntaria en su caso por parte de las denunciantes pero en Justicia y en Derecho no es de recibo que se intente criminalizar por esto comportamiento ya que si no cualquier comportamiento humano que conllevara un descuido o despiste del todo  puntual e involuntario debería ser criminalizado y ello resta mucho del propósito del propio Legislador cuando reserva el Derecho Penal a la acción de intervención mínima para castigar y sancionar aquellos comportamientos más graves que si son materia propia de la prosecución por este ordenamiento.   
 
 
En virtud de lo expuesto, 


 
 
SUPLICO A  LA SALA que teniendo por presentado este escrito, y las manifestaciones en él contenidas, se sirva admitirlo, lo una a los autos de su razón y en sus méritos tenga por interpuesto en tiempo y forma RECURSO DE APELACIÓN contra la meritada Sentencia, y se proceda a estimar de manera íntegra la presente Apelación, revocándose la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción de xxxxxx.

 
 
Es Justicia que pido en xxxx a x de xxxx de xxxx 
 
  
OTROSI PRIMERO DIGO: Que a los efectos de la representación y seguimiento del presente recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid, se designa desde este preciso de momento al Procurador de Madrid Capital DON xxxxxxxxxxx nº  de colegiado xxxx.  
 
Por lo que,

  
AL JUZGADO SUPLICO: Tenga por designado al citado Procurador a los efectos de la representación de mi mandante ante la Audiencia Provincial de Madrid a los efectos procesales representativos oportunos. 


 
Por ser Justicia que pido en lugar y fecha “ut supra”.

 
 
 
 
 
D xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx             Dña. xxxxxxxxxx 
Abogado ejerc. Col. xxxxxxxxx    Proc de Trib. Alcobendas             
 
 

 

?>
No Existen Notificaciones