Lesiones en el ámbito familiar. Recurso de apelación.
Marginal : 69338080

Lesiones en el ámbito familiar. Recurso de apelación

 

JUZGADO DE LO PENAL Nº xx DE MADRID 

PROCED. ABREVIADO Nº xxx/xx

  

AL JUZGADO DE LO PENAL Nº xx DE MADRID, PARA LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID 

 

DON xxxxxxxxxxxxxxxxxx, Procurador de los Tribunales y de DON xxxxxxxxxxxxx, representación que tengo ya acreditada en las actuaciones arriba referenciadas mediante designación de Turno de Oficio,  y bajo la asistencia letrada de DON xxxxxxxxxxxxxxxx, ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en derecho, DIGO: 

Que con fecha de xx de xxxxx de xxxxxxxx me ha sido notificada Sentencia de fecha x de xxxx del año en curso, dictada por el Juzgado al que tengo el honor de dirigirme, y es por lo que por medio del presente escrito vengo, conforme al Art. 976 de la L.E.Crim, en relación con los Arts. 790 y 792 de aquélla en tiempo y forma, a INTERPONER RECURSO DE APELACIÓN por considerar que la mencionada resolución no es ajusta a Derecho dicho sea con el debido respeto y en términos de defensa, y todo ello de acuerdo con las siguientes

ALEGACIONES:

PREVIA.- Damos por reproducido los hechos probados relatados en la Sentencia recurrida, salvo aquellos que sean expresamente negados en el presente escrito. 

 

Así se tiene por probado;

“Que xxxxxxxxxxxx,… que sobre las 3,00 horas del xx de xxxxxxxx de xxxx, en la altura del número xxx de la calle xxxxxxx, con el ánimo de menoscabar la integridad física de su novia, xxxxxxxxx, agarró a ésta por el cuello y la zarandeó sin llegar a causarla lesión.,   indicándose que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones del ámbito familiar previsto y penado en el art. 153.1. Del Código Penal.”

UNICA.- INFRACCIÓN DE PRECEPTOS LEGALES Y CONSTITUCIONALES. VULNERACIÓN DEL PRINCIPIO ACUSATORIO Y DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD. 

Tras leer el contenido de esta nueva Sentencia  encontramos, dicho sea con los debidos respetos y en términos de defensa, infracción de preceptos legales y constitucionales; siendo ello objeto del presente recurso, que pasamos a referir

Cita en su fundamento de derecho primero que el acusado negó en su integridad los hechos aduciendo que no tocó a xxxxx, añadiendo que no era su pareja, que era una chica que le gustaba y que pensaba que había ido a la fiesta por él y como la vio besándose con otro chico, le dio cólera y la gritó pero no la tocó ni nada, su declaración no le pareció verosímil a pesar de que xxxxx, no declaró en el plenario.

Y ello porque la relación de noviazgo que niega el acusado resulta contradicha por las manifestaciones de xxxxx quien al preguntarle que relación mantenía con el acusado  manifestó que lo conocía desde hace 2 años y han estado saliendo 4 meses sin convivencia.  Dicha relación de pareja aparece igualmente corroborada por los Agentes de Policía que declararon en el plenario manifestando ambos que tanto el acusado como la víctima les manifestaron que eran pareja.  

El principio acusatorio guarda una directa relación con el derecho integrado en el artículo 24.1 de la Constitución para que el acusado sea informado convenientemente de la acusación formulada contra él, precisamente de acuerdo con lo que aquella indefensión representa a la hora de valorar la igualdad de las partes (Sentencia de 24 de mayo de 1996). Lo concluyente es que el acusado ha de tener la oportunidad de defenderse, pronunciándose no sólo sobre la realidad de los hechos aducidos por la acusación en las conclusiones definitivas, sino también sobre su ilicitud y su punibilidad (Sentencia de 26 de febrero de 1994). Esos hechos marcarán el límite entre lo prohibido y lo permitido (ver la Sentencia del Tribunal Constitucional de 19 de febrero de 1987).

Y es claro que en el presente caso en ningún momento se formuló acusación contra mi patrocinado DON xxxxxxxxxxxx por parte de DOÑA xxxxxxxxx,  que en todo momento se negó a seguir o solicitar una condena contra mi patrocinado y tampoco se mostró parte como acusación particular en el presente procedimiento. 

Tampoco a juicio de esta parte el hecho de que en el plenario manifestara que lo conocía desde hace 2 años y habían estado saliendo 4 meses sin convivencia, puede ser entendido como que eran una pareja estable con una relación de afectividad para poder estar incursos ante un delito de maltrato en el ámbito familiar.  

Mi patrocinado siempre ha evidenciado y declarado que no eran pareja, refiriendo textualmente que: ”…era una chica que le gustaba y que pensaba que había ido a la fiesta por él y como la vio besándose con otro chico, le dio cólera y la gritó pero no la tocó ni nada.”

En este sentido y por el principio penal de igualdad de armas así como el principio in dubio pro reo, debería haberse tenido en igualdad de condiciones ambos testimonios que son contradictorios en cuanto a la certeza o no de una relaciones afectivas en las que uno niega y la otra afirma; pero es que incluso en la declaración de Elisabeth se indica que para ella la relación duró 4 meses son convivencia y resulta cuando menos sorprendente que no se aporte ninguna prueba acreditativa de este extremo (una carta escrita,  testigos, fotos conjuntas, etc…) y se le de valor probatorio sin más; cuando ello por si mismo no es, ni puede ser, prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia que le es por Derecho atribuible a mi patrocinado. 

Estando así las cosas, la Sentencia recurrida, basa igualmente su resolución en que dicha relación es igualmente corroborada por los Agentes de Policía que declararon en el plenario manifestando ambos que tanto el acusado como la víctima les manifestaron que eran pareja, insistiendo que tampoco ello debe ser considerado a efectos probatorios un elemento incriminatorio para mi mandante ya que su testimonio es circunstancial o referencial, sin que por parte de estos policías se hayan efectuado comprobaciones de estos hechos referidos, tras la detención de mi cliente, o al menos en las actuaciones y el atestado obrante en autos no aparecen ni se reflejan indagaciones o comprobaciones a tal fin por lo que entendemos que las meras declaraciones no comprobatorias o indagatorias que escucharon los policías en rigor no deben ser tenidas ni consideradas como medios probatorios de incriminación.

Por otro lado mi patrocinado ha negado en todo momento haber referido que entre la supuesta agredida y él mismo existiera relación de afectividad entre ellos sino que a él le gustaba y la conocía de amistad, y que le entró un ataque de cólera o celos cuando la vio besándose en la calle con otro chico después de una fiesta a la que habían acudido.  

Toda vez que la policía tan solo escuchó de una de las partes el hecho de que ambos eran pareja y no comprobó bajo ningún extremo este hecho lo que es claro que se ha producido es una clara y manifiesta indefensión en el hoy acusado, toda vez que los mismos hechos podrían haber sido enjuiciado en vez de cómo delito grave, como delito leve en caso de que como esta parte sostiene, la relación existente y que llevó a la discordancia era de una mera discusión de amistad y no de una relación de pareja sentimental o de análoga situación de afectividad. 

En otras palabras, si se vulnera el principio acusatorio el proceso se desenvuelve sin garantía alguna en contra de lo que sirve de fundamento al artículo 24 de la Constitución y con causación de indefensión. Aquel derecho a ser informado de la acusación exige un conocimiento completo del tema debatido, con objeto de evitar un proceso penal inquisitivo que se compadece mal con un sistema de derechos fundamentales y de libertades públicas (Sentencia del Tribunal Constitucional de 11 de noviembre de 1991). De ahí que el inculpado tenga derecho a conocer temporánea y oportunamente el alcance y contenido de la acusación.

Las garantías implícitas en un proceso público han de llevar consigo las prevenciones que del principio acusatorio se derivan lógica y racionalmente, porque la defensa, siempre y en todo caso, ha de saber de cuanto en su contra se esgrima dentro de la debida correlación entre lo que se pide y lo que se sentencia (Sentencia de 31 de octubre de 1996).

En la Sentencia hoy recurrida se ha vulnerado el derecho a la presunción de inocencia así como a la tutela judicial efectiva del  Sr. xxxxxxxxxxx Acuña, así como se ha vulnerado la legalidad penal.

Contrariamente a como refiere el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación mi mandante no mantenía relación sentimental alguna con Doña xxxxxxxxxxxx cuando mantuvo una leve discusión con ella en la calle, sino que la relación era de mera amistad y lo único que aconteció contrariamente al relato fáctico que efectúa el Ministerio Público,  es que tras salir de una fiesta conjunta y volviendo a su casa mi patrocinado estaba conversando con xxxxxxxxx; y  ella quiso irse con unas amigas, besó a otro chico y mi patrocinado en un ataque de cólera y celos la increpó y ella  llamó a la Policía que en esos momentos se encontraba por allí y les comentó que no quería irse con mi patrocinado por su insistencia en marcharse juntos, pero en ningún momento se produjo ni zarandeo, ni golpes, ni la cogió del cuello, como tal se indica.

Por tanto ni es ni ha sido cierto, en modo alguno que el 27 de diciembre de 2009 mantuviera una discusión en la calle que llevara a desear o menoscabar la integridad física ni  que agarrara a xxxxxxxxxxxxx por el cuello, zarandeándola; así como tampoco que tuvieran una relación afectiva o sentimental entre ellos; hecho éste que no se acreditó ni a lo largo de la instrucción ni en el plenario, por lo que en Derecho no es posible hallarnos ante un delito de maltrato en el ámbito familiar. 

 

En virtud de lo expuesto,

 

SUPLICO A LA SALA que teniendo por presentado este escrito con sus copias, y las manifestaciones en él contenidas, se sirva admitirlo, lo una a los autos de su razón y en sus méritos tenga por interpuesto en tiempo y forma RECURSO DE APELACIÓN contra la meritada Sentencia, y se proceda a estimar de manera íntegra la presente Apelación, revocándose la sentencia dictada por el Juzgado de lo penal.

 

Es Justicia que pido en Madrid a xx de xxxxxxx de xxxx 

 

 OTROSI PRIMERO DIGO: Que esta parte comunica desde este momento que para la representación judicial de sus intereses ante la Iltma. Audiencia Provincial de Madrid esta parte designa a D.  xxxxxxxxxen su calidad de  Procurador de los Tribunales de esta ciudad,   

 

  Por lo que, 

 

 AL JUZGADO SUPLICO: Que tenga por efectuada esta afirmación y por designado al procurador D. xxxxxxxxxxx, para la representación procesal citada ante la Audiencia Provincial de Madrid.

 

 Por ser Justicia que pido en lugar y fecha “ut supra”.   

 

 

 

 

Fdo. Xxxxxxxxxxxxx            Fdo.  Xxxxxxxxxxxxxx                  

Coleg. nº XXXX               Procurador de los Tribunales.

?>
No Existen Notificaciones