La Prescripción
Marginal : 908048

ANEXO 2. LA PRESCRIPCIÓN

 

El título VII del Libro I del CP, Arts. 130 a 135 acoge los supuestos "De la extinción de la Responsabilidad Criminal y sus efectos".

 

El T.S. ha venido configurando la prescripción de los delitos o faltas, entendiendo que se trata de una institución que pertenece al ámbito del derecho material penal, STS. 27-6-1986 y 5-1-1988, y encuentra su fundamento en el efecto destructor del tiempo con consecuencias múltiples, tanto desde el punto de vista retributivo, de la prevención general y de los fines de la pena, respondiendo a la necesidad de que no se prolonguen indefinidamente situaciones jurídicas expectantes del ejercicio de acciones penales que se funda en el aquietamiento que se produce en la conciencia social cuando por el transcurso del tiempo, se atenúa el estado de intranquilidad que el hecho delictivo produce y en la necesidad social que pasado cierto tiempo se elimina toda incertidumbre en las relaciones jurídicas. STS. 26 mayo 1994.

 

Teniendo en cuenta la reforma del CP es preciso hacer hincapié en que en aras a la seguridad jurídica que determina el Principio de Legalidad en el Dº Penal material, los plazos de prescripción del delito no pueden ser modificados retroactivamente en perjuicio del reo. La prohibición  de retroactividad de las leyes penales desfavorables no sólo es un postulado jurídico-penal material,  sinó un principio constitucional general que, como se dice en el Art. 9.3º de la C.E., alcanza a todas "las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales" [1]

 

A la prescripción de las penas se refiere el Art. 133 del CP. Los plazos oscilan entre treinta años para las penas de prisión por más de veinte años. Las penas leves prescriben al año.

El tiempo de la prescripción de la pena se computará desde la fecha de la sentencia firme; Art. 134 CP.

A la prescripción del delito, se refiere el Art. 131.1 del CP. Las faltas prescriben a los seis meses; Art. 131.2 CP.  Términos que se computarán desde el día en que se haya cometido la infracción punible. Por lo que concierne a los delitos continuados[2] y permanentes, tales términos se computarán respectivamente desde el día que se realizó la última infracción o se eliminó la situación ilícita; Art. 132.1.

 

Puede ser alegada en cualquier estadio del procedimiento por tratarse de una cuestión de orden público. Incluso, en trámite casacional, obviamente partiendo de datos obrantes en el factum de la resolución. STS. 11-12-1987 y 4-11-1988.

 

La paralización de la causa ha de ser seguida o continuada durante el periodo temporal normativamente establecido y cada nueva interrupción hace nacer, "ex novo" el término inicial, en tanto no determine su suspensión. STS 21-7-1991 y 18-3-1993.

Artículo 132.2 del C.P:

La prescripción se interrumpirá, quedando sin efecto el tiempo transcurrido, cuando el procedimiento se dirija contra la persona indiciariamente responsable del delito o falta, comenzando a correr de nuevo desde que se paralice el procedimiento o termine sin condena de acuerdo con las reglas siguientes:

 

1.ª Se entenderá dirigido el procedimiento contra una persona determinada desde el momento en que, al incoar la causa o con posterioridad, se dicte resolución judicial motivada en la que se le atribuya su presunta participación en un hecho que pueda ser constitutivo de delito o falta.

 

2.ª No obstante lo anterior, la presentación de querella o la denuncia formulada ante un órgano judicial, en la que se atribuya a una persona determinada su presunta participación en un hecho que pueda ser constitutivo de delito o falta, suspenderá el cómputo de la prescripción por un plazo máximo de seis meses para el caso de delito y de dos meses para el caso de falta, a contar desde la misma fecha de presentación de la querella o de formulación de la denuncia.

 

Si dentro de dicho plazo se dicta contra el querellado o denunciado, o contra cualquier otra persona implicada en los hechos, alguna de las resoluciones judiciales mencionadas en el apartado anterior, la interrupción de la prescripción se entenderá retroactivamente producida, a todos los efectos, en la fecha de presentación de la querella o denuncia.

 

Por el contrario, el cómputo del término de prescripción continuará desde la fecha de presentación de la querella o denuncia si, dentro del plazo de seis o dos meses, en los respectivos supuestos de delito o falta, recae resolución judicial firme de inadmisión a trámite de la querella o denuncia o por la que se acuerde no dirigir el procedimiento contra la persona querellada o denunciada. La continuación del cómputo se producirá también si, dentro de dichos plazos, el Juez de Instrucción no adoptara ninguna de las resoluciones previstas en este artículo.

 

3.ª A los efectos de este artículo, la persona contra la que se dirige el procedimiento deberá quedar suficientemente determinada en la resolución judicial, ya sea mediante su identificación directa o mediante datos que permitan concretar posteriormente dicha identificación en el seno de la organización o grupo de personas a quienes se atribuya el hecho.

 

En materia de prescripción el TS en Sentencia 13-6-1990 determina que, si al terminar el procedimiento penal, se estima que los hechos constituyen falta, hay que aplicar el plazo de prescripción señalado para ésta; tanto si desde su incoación el procedimiento ha sido el de juicio de faltas o por delito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] En este sentido Cfr. Cobo del Rosal-Vives Anton, Dº Penal, Parte General I, Valencia 1980). Op. Cit. Jescheck, Vol II, Tratado Dº Penal, P.G. pág.1245.

 

[2] Ver. Art. 74 C.P.

?>
No Existen Notificaciones