Escrito de la acusación particular, en Sumario Ordinario, impugnando Recurso de Reforma
Marginal : 908042

ESCRITO DE LA ACUSACIÓN PARTICULAR, EN SUMARIO ORDINARIO, IMPUGNANDO RECURSO DE REFORMA. (ART. 222  L.E.CR.)

 

A L   J U Z G A D O

 

D......................, Procurador de los Tribunales y de D...................., ante el Juzgado comparezco y como mejor en Derecho proceda, DIGO:

 

Que, por diligencia de..........., nos ha sido conferido traslado del Recurso de Reforma presentado por el Procurador D.................... en representación de D.................. contra el Auto denegatorio de nulidad de actuaciones, instada por la defensa del acusado. Mediante el presente escrito, evacuamos el trámite conferido, conforme a lo preceptuado en el Art. 222 L.E.Cr.

 

En dicho recurso, se apunta una posible indefensión, como consecuencia de la ratificación en sede judicial del informe forense solicitado por el Mº Fiscal sin que la representación procesal de los ahora recurrentes hubieran sido notificados de su práctica y de ahí la solicitud de nulidad de actuaciones, por entender que tal omisión ha vulnerado derechos fundamentales causantes de indefensión.

 

PRIMERO.- Se nos dice que se ha efectuado en estas actuaciones una evidente instrucción de las mismas a espaldas del Sr................. Se alude a una Sentencia del TC 129/93 de 19 de abril, pero se olvida que "in termine" dicha Sentencia conjuga la Indefensión con el hecho de haberse clausurado la instrucción. Es decir, se trata de un procedimiento donde toda la instrucción se practicó a espaldas del inculpado, y por tanto, éste no pudo ejercitar su derecho a la defensa, no como en el presente caso, donde siquiera, tal como refiere el propio recurso, se ha comenzado a interrogar a los inculpados, ni a los testigos, etc....

                      

Efectivamente el principio de contradicción exige que las partes personadas puedan tomar conocimiento y participar en la Instrucción, alegando a lo que su derecho convenga.

Posibilidad que en el presente supuesto para nada está vedada, pues dejando al margen que los peritos se limitaron a una mera ratificación, sin ampliar un ápice el contenido de su informe, no es menos cierto que, al no ser prueba de carácter preconstituida, la eficacia de tal diligencia deberá vincularse a su ratificación en el Plenario, vigentes con la máxima puridad los principios rituarios expuestos y, en concreto el de contradicción.

 

A mayor abundamiento, la defensa puede solicitar, si así lo estima oportuno, una ampliación de dicha pericia, tanto en esta fase instructora como en estadios procesales posteriores e incluso instar  su práctica por distintos peritos a los actuales, de tener algún recelo, como así ha expuesto en su recurso impugnatorio al socaire de una supuesta subjetividad de los informantes.

 

En la Alegación Sexta, se alude a que:"la naturaleza de las probanzas llevadas a cabo hasta la fecha, sin participación alguna de mi representado, son propias de la fase preparatorio del Juicio Oral, ...." Al amparo de la STC 186/90 de 15 de noviembre. Dicha Sentencia se refiere al Procedimiento Abreviado, y no al Sumario, procedimiento ante el que nos encontramos.

 

El nudo gordiano del Recurso de Reforma planteado por la defensa, se encuentra en la existencia o no de indefensión. Para ello, hay que fijarse en lo establecido, entre otras, en la STC 48/84 de 4 de abril, donde se afirma que "El concepto jurídico-constitucional de indefensión, que el Art. 24 de la C.E. permite y obliga a construir, no tiene por qué coincidir enteramente con la figura jurídico-procesal de la indefensión .... No toda infracción de normas procesales se convierte por sí sola en indefensión jurídico-constitucional y por ende en violación de lo ordenado por el Art. 24 de la C.E.;.... la calificación de la indefensión con relevancia jurídico-constitucional o con repercusión o trascendencia en el orden constitucional ha de llevarse a cabo con la introducción de factores diferentes del mero respeto, a la inversa, de la infracción de las normas procesales y del rigor formal del enjuiciamiento.".

 

En el presente supuesto la defensa tiene abiertas todas las puertas, de estimarlo necesario, para solicitar la práctica de cuantas pruebas considere necesario para ejercitar su derecho, de tal modo que entendemos impredicable dicha vulneración constitucional.

El Tribunal Supremo señala que la indefensión consiste en la situación en que queda el titular de un derecho o interés discutido, cuando se ve imposibilitado para ejercer los medios legales para su defensa, entre otras, STS 8-3 y 13-5-1980. Extremo que para nada concurre en el supuesto a que nos venimos refiriendo.

 

Por último, tan sólo reseñar que según Sentencias del Tribunal Supremo de 14-7-1987 y de 27-1-1988, en el negado supuesto de que hubiera podido producirse alguna irregularidad procesal, la presunta irregularidad de un acto procesal se consume en su propia ineficacia sin que "contamine" el resto de la actividad procesal ya sea en general (indefensión), ya sea probatoria (presunción de inocencia), de modo que la grave sanción de nulidad que implica reponer el procedimiento al momento en que se cometió el delito leve, sólo podrá ocurrir cuando el delito leve no pudo subsanarse y convalidarse andando el procedimiento.

 

Por todo lo expuesto, entiende esta parte que carece de base alguna la pretensión deducida del recurso al que nos hemos venido refiriendo.

 

En su virtud,

 

SUPLICO AL JUZGADO: Que, teniendo por presentado este escrito, se digne admitirlo, y en sus méritos tenga por evacuado el trámite que a tenor del Art. 222 L.E.Cr. nos ha sido conferido, dictando en su día Auto por el que acuerde desestimar el Recurso de Reforma interpuesto por la defensa del inculpado a tenor de las alegaciones a que se contrae el presente escrito.

 

 

Lugar y fecha

 

 

Firma

 

?>
No Existen Notificaciones