Esquema del ejercicio de la acción: la curatela
Marginal : 907427

LA CURATELA [1]

 

ESQUEMA

 

A) FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA: Arts. 286 a 293 y 297 C.c.

 

B) REQUISITOS DE LA ACCIÓN:

1º) El actor deberá acreditar la necesidad de asistencia del presuntamente sometido a curatela por hallarse en alguna de las situaciones a que se refieren los arts. 286 y 287 C.c.

 

C) LEGITIMACIÓN:

C.1) Legitimación pasiva: los emancipados cuyos padres fallecieren o quedaren impedidos para el ejercicio de la asistencia prevenida por la Ley.

Los que tuvieren el beneficio de la mayor edad.

Los declarados pródigos.

Aquellas personas a quienes la sentencia de incapacitación o, en su caso, la resolución judicial que la modifique les coloque bajo esta forma de protección en atención a su grado de discernimiento.

C.2) Legitimación activa: en cuanto a los declarados pródigos, puesto que el sometimiento a la curatela es consecuencia o va implícita en la misma sentencia que declare la prodigalidad, la legitimación activa en este caso nos estaremos refiriendo a aquellas personas que están legitimadas para pedir dicha declaración: cónyuge, descendientes o ascendientes que perciban alimentos del presunto pródigo o se hallen en situación de reclamárselos, y los representantes legales de cualquiera de ellos; en defecto de estos últimos corresponderá al Ministerio Fiscal.

En el último supuesto, esto es, en el caso de incapacitación, será la sentencia que la declare la que establezca el régimen de la curatela (Art. 287 del C.c. en relación con el art. 210).

 

D) PLAZO DE PRESCRIPCIÓN:

No hay plazo de prescripción o caducidad alguno.

 

E) PROCEDIMIENTO:

Jurisdicción voluntaria, arts. 1833 y siguientes de la L.E.C. de 1881, todavía en vigor [2].



 

 

 

 

 

Notas:

 

[1] La principal nota distintiva entre la tutela y la curatela radica en que, mientras la primera comporta la representación del menor o incapacitado, la curatela supone únicamente un complemento de capacidad, que se traduce en el asentimiento del curador, para la realización de determinados actos.

 

 

[2] Téngase en cuenta que sólo será preciso acudir a este procedimiento cuando no se haya solicitado el nombramiento de tutor o curador en el propio escrito de la demanda de incapacitación (art. 759.2 y 760.2 y Disposición Derogatoria 1.1º de la L.E.C.) o bien cuando, como en el supuesto que se plantea a continuación, no es precisa la incapacitación, puesto que la restricción de la capacidad deriva de la minoría de edad.

?>
No Existen Notificaciones