Demanda de reclamación de filiación no matrimonial
Marginal : 907252

15.1. DEMANDA DE RECLAMACIÓN DE FILIACIÓN NO MATRIMONIAL

Supuesto: Demanda ejercitando acción de reclamación de filiación en la que la madre que actúa en representación de su hijo menor de edad fundamenta su pretensión en la prueba indirecta o presuntiva recogida en el art. 767.3 de la L.E.C., de convivencia con la madre en la época de la concepción.

Ejercita asimismo la actora la acción de reclamación de alimentos a favor de su hijo por parte del presunto padre, y lo que encuentra apoyo legal en los arts. 110 y 768 de la L.E.C., para el otorgamiento de alimentos provisionales.

 

AL JUZGADO [1]

 

Don ..............., Procurador de los Tribunales y de Doña ..............., según tengo acreditado con la escritura de poderes que acompaño para su inserción en los autos por copia certificada, con devolución del original, ante el Juzgado comparezco y, como mejor en Derecho proceda, DIGO:

 

Que en la representación que ostento y dejo acreditada de Doña ..............., promuevo en su propio nombre y como representante legal del menor ..............., demanda de JUICIO VERBAL en reclamación de la filiación del referido menor, contra, Don ..............., mayor de edad, vecino de ..............., con domicilio en calle ..............., y contra el MINISTERIO FISCAL, todo ello con base en los hechos y fundamentos de Derecho que se detallan a continuación.

 

Mi mandante, Doña ..............., con DNI nº ..............., mayor de edad, vecina de ..............., reside, junto con su hijo Don ..............., en ..............., teléfono ..............., y es asistida en este pleito por el abogado Don ............... y representada por el procurador que suscribe.

 

HECHOS

 

PRIMERO. Mi mandante, Doña ..............., es mayor de edad, nacida en ..............., en fecha ..............., hija de Don ............... y Doña ..............., de estado civil ..............., de profesión ..............., con domicilio en esta ciudad, calle ...............

 

SEGUNDO. El día ..............., mi mandante dio a luz un hijo, en la Clínica "..............." de ..............., y al que puso el nombre de ............... y los apellidos ............... y ..............., correspondientes a la actora. Como documento nº UNO se acompaña la correspondiente certificación literal de inscripción de nacimiento del hijo.

 

TERCERO. Pues bien, el hijo nacido es fruto de las relaciones mantenidas entre la actora y el demandado, pues las mismas se iniciaron en fecha ............... y desde entonces no tuvo mi mandante relaciones sexuales con ninguna otra persona.

Demandante y demandado, se conocieron con ocasión de una fiesta celebrada en casa de un amigo común, concretamente el día ..............., iniciándose una relación amistosa que pronto se convirtió en una intensa relación sentimental entre ambos.

En plenas vacaciones estivales, el demandado invitó a la actora a pasar quince días en su casa de ..............., en compañía de otras dos parejas amigas del demandado y que la actora ya conocía por haber salido con ellos en varias ocasiones. Como documentos nºs. DOS, TRES, CUATRO, CINCO Y SEIS, se acompañan las fotografías efectuadas durante las vacaciones en cuestión y en las que aparecen la actora y el demandado así como las otras cuatro personas con las que compartieron dicha estancia.

 

CUARTO. Continuaron ambas partes su relación sentimental hasta el punto de decidir el establecimiento de una convivencia conjunta [2] , concretamente en el domicilio de mi representada, convivencia que sin embargo sólo duró un año, puesto que la relación sentimental fue deteriorándose progresivamente debido a las continuas desavenencias y disputas existentes entre ambos, por lo que los hoy contendientes decidieron poner fin a la misma en fecha ...............

Se acompaña como documento nº SIETE, copia del contrato de arrendamiento suscrito por el demandado en relación al piso sito en ..............., en el que consta la renuncia al contrato en fecha ..............., es decir, justo en el momento en que se traslada al piso de mi representada.

Como acreditación de la mencionada convivencia, se acompañan como documentos nºs. OCHO, NUEVE y DIEZ, diversas cartas dirigidas al demandado, durante las fechas en que estuvieron conviviendo juntos, y enviadas al domicilio de mi mandante.

Se acompañan también como documentos nºs. ONCE Y DOCE, copias de las instancias dirigidas al Ministerio de ............... por el demandado en solicitud de una beca en las que consta como domicilio el de mi representada.

Por otra parte, relevante es el hecho de la convivencia entre actora y demandado por cuanto, por vía del art. 767.3 de la L.E.C., se considera expresamente como uno de los hechos de los que se infiere la filiación.

A las pocas semanas de haber roto su relación sentimental con el demandado, mi mandante tuvo conocimiento de que había quedado embarazada, hecho que comunicó al actor quien a su vez demostró una actitud de rechazo y oposición a que la actora continuase con el embarazo, indicándole que abortase.

 

QUINTO. A pesar de ello, decidió mi principal continuar con el embarazo, de modo que transcurridos ......... días desde el conocimiento del embarazo, la actora procedió a efectuarse una prueba de ecografía en la Subdivisión de Obstetricia y Ginecología del Hospital de ............... Como documentos nºs. TRECE Y CATORCE se acompañan respectivamente sendas copias de la solicitud de la prueba a practicar así como del resultado de la misma.

De este modo, una vez practicada la mencionada prueba ginecológica, la actora envió al demandado una fotocopia del resultado de la misma, a pesar de lo cual este último no manifestó nada al respecto.

El menor, como se ha dicho, nació el día ............... en el Hospital de ..............., según resulta de la certificación de nacimiento correspondiente que se acompaña como documento nº QUINCE

Los hechos expuestos y las pruebas aportadas ponen en evidencia la realidad de la paternidad del demandado que quedará ratificada por la prueba biológica que se practique en el proceso [3].

La conducta exteriorizada por el demandado es una prueba más de su voluntad de no querer saber nada de su hijo y de desentenderse por completo de sus obligaciones que como progenitor de la criatura le corresponden, máxime cuando, una vez nacido el niño, en fecha ..............., y habiendo contactado telefónicamente la actora con el demandado para que fuera a visitarlo, el mismo se negó a ello alegando que no quería saber nada al respecto.

Así, transcurridos más de dos meses sin haber tenido la actora noticia alguna del demandado, la misma procedió a efectuar, en fecha ..............., un requerimiento notarial ante el Notario de ..............., Don ..............., para que éste a su vez remitiese por correo certificado con acuse de recibo una carta dirigida al demandado, notificándole el nacimiento del niño y requiriéndole para que le reconociese como hijo suyo. Como documento nº DIECISÉIS se acompaña la copia de la mencionada acta notarial de requerimiento.

Como contestación a dicho requerimiento, el actor envió a la actora una carta en la que manifestaba su asombro por los hechos que se le atribuían así como su completa negación y oposición a su paternidad en relación al niño. Como documento nº DIECISIETE se acompaña copia de dicha carta, recibida por mi mandante el día ...............

 

SEXTO. Partiendo del art. 768.2 de la L.E.C., por el que se establece la posibilidad de que el Juez acuerde que el demandado debe prestar alimentos al menos en su condición de progenitor, determinándose en trámite de ejecución de sentencia la cantidad que en concepto de alimentos para su hijo debe, como contribución a los alimentos de su hijo, de satisfacer mensualmente.

Para la determinación de la cantidad que debe satisfacer la adversa en concepto de alimentos hay que tener en cuenta que mi representada está contratada temporalmente, percibiendo por dicho concepto la cantidad de ......... euros mensuales, cantidad insuficiente para satisfacer tanto los gastos de alimentación, educación y manutención del niño como, en cuanto a los últimos, los suyos propios. Debe añadirse, además, que los gastos relativos al niño son de un coste elevado debido a la corta edad del mismo, pues contando sólo con ......... años de edad, y debiendo trabajar la madre desde las .......... horas de la mañana hasta las ......... horas de la tarde, debe contratar los servicios de una canguro que se encargue del cuidado del niño por las tardes, teniendo en cuenta, además, que durante las mañanas debe dejarlo en una guardería no sólo con el fin de encomendar su cuidado y vigilancia a la misma sino también con el objeto de prestarle una educación adecuada.

Como documento nº DIECIOCHO se acompaña copia del contrato de trabajo concertado con la empresa "..............., S.A.", en la que la actora presta sus servicios profesionales.

Todo lo anterior queda mayormente justificado por el hecho de que no tiene la actora ningún familiar que pueda cuidar del niño, ya que la misma es de nacionalidad ..............., permaneciendo en dicho país toda su familia.

Como acreditación de todo lo expuesto, se adjuntan los siguientes documentos:

- documento nº DIECINUEVE: Justificante de pago por domiciliación bancaria de haber satisfecho mi mandante la cantidad de ............... ............... ............... ............... euros, y que mensualmente se efectúa a favor de la Guardería infantil " ............... ............... ............... ............... ", a la que asiste el niño diariamente.

- documento nº VEINTE: Recibo acreditativo de haber entregado mi mandante a Doña ..............., canguro dedicada al cuidado del niño por las tardes, la cantidad de ......... euros, cantidad que debe también satisfacerse mensualmente.

- documentos nºs. VEINTIUNO A VEINTICUATRO: distintas facturas relativas a diversas piezas de ropa adquiridas para el niño de cara a la temporada de invierno del presente año, y que, lógicamente, deberá irse renovando anualmente debido a la corta edad del niño y en previsión de su crecimiento.

- documentos nºs. VEINTIDÓS, VEINTITRES, VEINTICUATRO y VEINTICINCO: facturas relativas exclusivamente a varios productos adquiridos para la alimentación del niño y a cuya adquisición debe encargarse la madre semanalmente.

 

A los anteriores hechos les son de aplicación los siguientes

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

I. Art. 39, 2 de la Constitución:

"Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales éstos ante la Ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La Ley posibilitará la investigación de la paternidad".

Art. 39, 3 de la Constitución:

"Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda".

 

II. Art. 110 C.c.: "El padre y la madre, aunque no ostenten la patria potestad, están obligados a velar por los hijos menores y a prestarles alimentos".

 

III. Art. 768.2 de la L.E.C.:"Reclamada judicialmente la filiación, el Juez podrá acordar alimentos provisionales a cargo del demandado y, en su caso, adoptar las medidas de protección a que se refiere el apartado anterior".

 

IV. Art.767.3 de la L.E.C.: "Aunque no haya prueba directa, podrá declararse la filiación que resulte del reconocimiento expreso o tácito, de la posesión de estado, de la convivencia con la madre en la época de la concepción, o de otros hechos de los que se infiera la filiación, de modo análogo".

 

V. Art. 765.1 de la L.E.C.:"Las acciones de determinación o de impugnación de la filiación que, conforme a los dispuesto en la legislación Civil, correspondan al hijo menor de edad o incapacitado podrán ser ejercitadas por su representante legal o por el Ministerio Fiscal, indistintamente".

 

VI. STS de 5 de febrero de 1990 (Ar. 657): "Como ya precisaron las Sentencias de 30 de noviembre y 21 de diciembre de 1989 (R. 7925, 8857) y la de 19 de enero último (R. 15), la falta de una prueba directa de los hechos hace entrar en juego las presunciones de la normativa general de los artículos 1.249 a 1.253 del Código Civil, sin perjuicio de las normas específicas establecidas para casos concretos, como ocurre con el art. 135 del mismo Código que, por su especialidad, prima en su aplicación sobre las reglas generales al permitir inferir la filiación por mediante el empleo de la analogía".

STS de 27 de junio de 1987 (Ar. 4825): "Una interpretación racional de dicho precepto (art.135 CC) nos eleva a la necesaria conclusión de que en el mismo se contemplan dos clases de pruebas acreditativas de la filiación -o, si se quiere, de la paternidad-: las directas, entre las que deben incluirse las biológicas dentro de las cuales figuran la llamada heredobiológica o antropomórfica, de fiabilidad creciente, pero aún relativa, y la de análisis de grupos sanguíneos, de fiabilidad absoluta para descartar la paternidad y casi completa para acreditarla, y las indirectas o presuntivas, de las que el mentado precepto hace una relación abierta en la que habremos de entender incluidas conjuntamente con las de que manera puntual relaciona, todas aquellas otras de las que "se infiera la filiación, de modo análogo".

STS de 21 de abril de 1988 (Ar. 3268):"... ya que si a la madre no casada se le negase el derecho a que se reconozca la paternidad de un hijo por motivos de extremado formalismo se quebrantaría el art. 24 de la Constitución, en cuanto el menor en los primeros años depende de la asistencia de quienes lo han traído a la vida, acto al cual se ha de adjudicar la grave responsabilidad que conlleva, por simples leyes biológicas que reflejan la naturaleza de las cosas, que por su propia enunciación entran en los principios generales del Derecho que, bien en su aspecto histórico (juicio de aceptación general), lógico (conciencia elemental) o sistemático (coordinación del ordenamiento jurídico), informan todo el orden jurídico, según disponen los arts. 1.4 CC y 53.3 CE.".

STS 28.11.1992 (Ar. 9449), en cuanto a legitimación activa: "... es manifiesta su legitimación como parte actora en el proceso, al ejercitar una acción de reclamación de filiación no matrimonial frente a quien considera padre biológico de su hija, acción que a ésta reconoce el art. 132.1 C.c. "durante toda su vida", al faltar la posesión del estado de hija no matrimonial frente al demandado, y dada la menor edad de la hija, el ejercicio de la acción podrá llevarse a cabo indistintamente por su representante legal o por el Ministerio Fiscal, según establece el art. 129 C.c ...".

STS de 17 de junio de 1998 (Ar. 4131), "Es reiterada y constante la Jurisprudencia, según la cual el artículo 1214 sólo se infringe, cuando a falta de prueba, se hacen caer las consecuencias de su falta sobre persona distinta de la obligada a probar. En el caso de autos no se incumple el principio del "onus probandi", porque hay pruebas, de ellas obtiene el Tribunal su convicción, y por tanto, salvo que se demuestre que las pruebas se obtuvieron con infracción de normas legales, los hechos han de mantenerse.

Los razonamientos que se dirigen a atribuir al actor la falta de pruebas, por no pedir en segunda instancia, que se llevara a cabo la prueba biológica no practicada en la primera, en modo alguno permiten negar el hecho de la filiación, pues para su declaración no es absolutamente preciso esa prueba, como reiterada Jurisprudencia declara al amparo del artículo 135 del Código Civil."

Respecto del principio de prueba que debe contener el escrito de demanda y la interpretación del art. 767.1 de la L.E.C., que corresponde al antiguo art. 127 C.c., así como de su infracción, trata la sentencia cuyo extracto se reproduce a continuación.

STS de 1 de febrero de 2002 (Ar. 1585): "...la resolución adoptada por el Juzgado y confirmada por la Audiencia está acorde con el ordenamiento jurídico y con la doctrina de este Tribunal, que ha recogido al respecto que la prueba que para la admisión de la demanda se exige en el párrafo segundo del art. 127 del Código Civil, no tiene otra finalidad que servir de filtro para impedir aquellas reclamaciones que sean absolutamente infundadas y caprichosas y tal exigencia probatoria no es confundible con la prueba de los hechos constitutivos de la pretensión que habrá de realizarse en el proceso -sentencias de este Tribunal de 3 de junio de 1988 (RJ 1988, 4736), 3 de diciembre de 1991 (RJ 1991, 8909), 6 de octubre de 1993 (RJ 1993, 7306), 28 de abril de 1994 (RJ 1994, 2977) y 1 de octubre de 1999 (RJ 1999, 7005), entre otras-. Cierto que esta Sala, en su citada sentencia de 3 de diciembre de 1991, ratificada por la de 4 de mayo de 1999 (RJ 1999, 2881), ha recogido al respecto que esta exigencia de un principio de prueba en la demanda, no es necesario que tenga que plasmarse en un determinado documento que se acompañe a la demanda, bastando en ésta las ofertas de practicar determinadas pruebas en el momento adecuado. En definitiva, que según tal doctrina, este requisito del art. 127,2 del Código Civil "constituya un complemento tendente a procurar la seriedad de la demanda, pero nunca una restricción, ni un obstáculo y basta con que en el cuerpo de este escrito inicial existan referencias concretas a medios de prueba a practicas que contribuyan a conferir al sustento fáctico de la petición, credibilidad y verosimilitud aunque luego no prospere la demanda".

A la posibilidad que se refiere en el inciso final la sentencia es a la de la práctica de todo tipo de pruebas y, de forma muy concreta, a las biológicas.

 

VI. Art. 766 L.E.C., en relación con la legitimación pasiva.

 

VII. Art. 750 L.E.C., en cuanto a la representación procesal de las partes.

 

VIII. Art. 45 L.E.C., en cuanto a la competencia objetiva.

 

IX. Art. 753 L.E.C., en relación con la tramitación del proceso.

 

X. Arts. 437 y ss. L.E.C., en cuanto a las normas del juicio verbal.

 

XI. Art. 749 L.E.C., en cuanto a la intervención del Ministerio Fiscal.

 

XII. Art. 349 L.E.C., en cuanto a las costas.

 

XIII. "Iura novit curia" y cuantos otros principios sean de aplicación al presente supuesto.

 

En su virtud,

 

AL JUZGADO SUPLICO: Que teniendo por presentado este escrito con sus copias y documentos acompañados se sirva admitirlo y tener por instada en nombre de mi mandante, Doña ..............., en nombre propio y como representante legal del menor, ..............., DEMANDA DE JUICIO VERBAL contra Don ..............., cuyos demás datos ya constan, y en definitiva, y tras los trámites legales pertinentes, en especial dar traslado al MINISTERIO FISCAL, dictar sentencia por la que SE DECLARE:

1º) Que Don ............... es el padre biológico del menor ..............., nacido el día ...............

2º) Que corresponde a Don ............... todos los derechos y deberes que la paternidad impone con la consiguiente asunción de todas cuantas obligaciones son inherentes a dicho status.

3º) Que se remita el correspondiente mandamiento al Registro Civil de ............... para que haga constar la paternidad de Don ............... y cancele cualesquiera otros asientos contradictorios que pudieran existir.

4º) Que se declare que el demandado en su condición de progenitor del menor ............... debe prestarle alimentos y se determine la cantidad que deberá satisfacer el demandado como alimentos para su hijo.

5º) Y se condene al demandado al pago de las costas del juicio, si se opusiere al mismo.

 

OTROSÍ DIGO: Que ante la urgente necesidad de hacer frente a las necesidades del menor, esta parte solicita que se acuerden alimentos provisionales en su favor, por la cantidad de ......... euros, de conformidad con el art. 768.2 de la L.E.C.

 

En su virtud,

 

AL JUZGADO SUPLIDO, se sirva tener por presentada esta solicitud.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas:

 

[1] Para ser admitida a trámite la demanda, debe contener un principio de prueba, según exige el art. 767.1 L.E.C.. Respecto del alcance de la locución "principio de prueba", puede verse, entre otras, la STS de 1 de febrero de 2002: "...la resolución adoptada por el Juzgado y confirmada por la Audiencia está acorde con el ordenamiento jurídico y con la doctrina de este Tribunal, que ha recogido al respecto que la prueba que para la admisión de la demanda se exige en el párrafo segundo del art. 127 del Código Civil, no tiene otra finalidad que servir de filtro para impedir aquellas reclamaciones que sean absolutamente infundadas y caprichosas y tal exigencia probatoria no es confundible con la prueba de los hechos constitutivos de la pretensión que habrá de realizarse en el proceso -sentencias de este Tribunal de 3 de junio de 1988, 3 de diciembre de 1991, 6 de octubre de 1993, 28 de abril de 1994  y 1 de octubre de 1999, entre otras-. Cierto que esta Sala, en su citada sentencia de 3 de diciembre de 1991, ratificada por la de 4 de mayo de 1999, ha recogido al respecto que esta exigencia de un principio de prueba en la demanda, no es necesario que tenga que plasmarse en un determinado documento que se acompañe a la demanda, bastando en ésta las ofertas de practicar determinadas pruebas en el momento adecuado. En definitiva, que según tal doctrina, este requisito del art. 127,2 del Código Civil "constituya un complemento tendente a procurar la seriedad de la demanda, pero nunca una restricción, ni un obstáculo y basta con que en el cuerpo de este escrito inicial existan referencias concretas a medios de prueba a practicas que contribuyan a conferir al sustento fáctico de la petición, credibilidad y verosimilitud aunque luego no prospere la demanda".


En definitiva, se entiende por principio de prueba aquello que refleje la seriedad de la pretensión que se ejercita y le atribuya una cierta credibilidad o verosimilitud inicial.

 

[2] En relación a la acreditación de la convivencia entre actora y demandado, se prueba en este caso a través de las denominadas pruebas indirectas, es decir, rentas del piso acreditativo de la residencia de ambos, facturas de Hospitales, empadronamientos, etc.

 

[3] Es de gran relevancia poner de manifiesto, en relación a las acciones de reclamación de la filiación, cuál es la posición de la jurisprudencia en torno a la polémica consecuencia de la negativa del presunto padre a someterse a las pruebas biológicas, a la cual se refiere el art. 767.4 de la L.E.C. Cabe citar al respecto, como patente reflejo de dicha postura, entre otras muchas, la STS 18.5.001 : "Ni aun tratándose del reconocimiento de derechos tan importantes, como son los de la filiación y demás que éste engendra, cabe obtener forzadamente los medios que permitan realizar prueba tan decisiva en ese orden como es la biológica -así lo establece esta Sala en sentencias de 14 de noviembre de 1987 y 13 de marzo de 1998-, pero la negativa a su práctica ha de ser justificada para quedar en inocua pues si responde a propósitos meramente obstruccionistas y a un ejercicio antisocial el derecho puede constituir indicio a relacionar con los demás medios de prueba para concluir, sin tener la negativa por "ficta confessio" el hecho cuya prueba se pretendía por medio tan valioso, en la decisión más ajustada al respecto, como ha resuelto reiterada jurisprudencia de la que, a modo de ejemplo, pueden citarse las sentencias de 30 de octubre de 1993 , 28 de marzo y 21 de octubre de 1994, 14 de junio de 1997 y 22 de junio de 1998."

 

?>
No Existen Notificaciones