Modelo demanda juicio verbal por desahucio
1 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 29 Segundos

En algunas ocasiones en la que nos encontramos con la resolución de un contrato hacia el arrendatario, no nos interesa reclamar las cuotas y otras cantidades en el momento. Se establece así el desahucio por impago de rentas, y se aplica este sistema cuando sabemos que no será sencillo volver a alquilar el inmueble. 

Tendremos que proceder con una demanda para un juicio verbal por desahucio, que debe cumplir con unas características establecidas. Si necesitas ayuda y asesoramiento sobre todo con este proceso, en Global Economist & Jurist tendrás un gran directorio de soluciones y nuestro formulario de contacto.

Qué es un juicio de desahucio

El juicio de desahucio es un procedimiento judicial por el cual un arrendador trata de recuperar una finca dada en arrendamiento. Aunque habitualmente vemos este procedimiento en viviendas, también puede darse en locales comerciales.

Los motivos para presentar una demanda para un juicio verbal por desahucio pueden ser diversas:

  • Falta de pago de la renta.
  • Falta de pago de las cantidades asimiladas (recibos, comunidad, impuestos, suministros…).
  • No entrega del inmueble por parte del inquilino tras la finalización del contrato.
  • En algunos casos, puede celebrarse un juicio de desahucio cuando se pretende recuperar la de pena posesión una finca cedida en precario.

Este tipo de tramitaciones se acogen a la LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil), y se ha reformado en diferentes ocasiones a lo largo de los años. La idea es agilizar los trámites para que el arrendador pueda disponer de su vivienda o local en el menor tiempo posible, y así poder volver a presentarla en el mercado inmobiliario.

De hecho, las dos últimas reformas importantes son:

  • La Ley 42/2015 del 5 de octubre, que sobrescribe algunos de los puntos de la LEC del año 2000.
  • Las diferentes reformas que se han producido a través e la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), la última de ellas a través del Real Decreto – Ley 7/2019 del 1 de marzo.

La demanda para el juicio verbal por desahucio

Existen cuatro aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de realizar esta demanda para un juicio verbal por desahucio. Vamos a ponerlas sobre la mesa para que se comprenda mejor el procedimiento a seguir y cómo llegar a buen puerto.

Firma de un abogado y procurador

Lo primero que debemos saber es que la demanda para un juicio verbal por desahucio debe estar firmada por un abogado y un procurador. No importa si se trata de un caso de falta de pago de la renta o por la terminación del contrato.

Según el Artículo 23 y el Artículo 31 de la LEC, sus intervenciones son obligatorias más allá de la cuantía requerida.

Enervación

Cuando hablamos de presentar una demanda para un juicio verbal por desahucio, por falta de pago de la renta o la cantidad que esté estipulada, tendremos que tomar en consideración las posibilidades de enervación.

Este escenario implica que el arrendatario tendrá la oportunidad de pagar la deuda a lo largo de la duración del contrato si así lo requiere el Juzgado. En caso de hacerlo, algo que solo puede llevarse a cabo una vez, el contrato permanecerá vigente.

Hay algunos casos en los que no es posible enervar el desahucio con el pago de las deudas, especialmente cuando se haya reclamado este mismo pago al inquilino mediante un burofax. Esto queda dispuesto en el Artículo 27 de la LAU.

Objetivo de la demanda

Una demanda para un juicio verbal por desahucio por falta de pago de la renta puede dirigirse tanto contra el inquilino como contra el fiador, en caso de que exista. Queda a discreción del arrendador acudir a las dos partes, siempre y cuando se haya requerido al fiador el pago de las deudas antes de la presentación de la demanda de desahucio.

Fecha para el lanzamiento

El Juzgado que se hará cargo de nuestra demanda para un juicio verbal por desahucio será aquel que se encuentre en el mismo lugar en el que radica el inmueble. Ante este órgano debemos solicitar que se señale una fecha para el lanzamiento, que ejecutará la reclamación del importe de las deudas directamente contra los bienes del arrendatario.