Cómo se hace modelo de demanda incluyendo la rebus sic stantibus
0 0
Tiempo de lectura:3 Minutos, 17 Segundos

La cláusula rebus sic stantibus tuvo una gran importancia durante la pandemia. Gracias a ella, es posible revisar contratos o tratados si surgen circunstancias nuevas que alteren las condiciones que se habían pactado previamente. Por ello, solo se puede usar en situaciones muy especiales, como fueron los impagos debido al cierre de los negocios por la Covid-19. Pero ¿qué significa esta cláusula?

Su traducción literal es “mientras continúen así las cosas” y lo que se pretende con ella es equilibrar lo acordado en el contrato a la situación que se está viviendo para que ambas partes se encuentren en igualdad de condiciones. Para ello, hay que tener muy claros los casos en los que se puede aplicar para que la demanda se admita.

Casos en los que aplicar la rebus sic stantibus

Una de las situaciones en las que se puede incluir la cláusula rebus sic stantibus en un modelo de demanda es si las circunstancias, por ejemplo de la pandemia, causan un gasto excesivo a una persona. Podemos pensar en aquellas que tuvieron que cerrar sus negocios, pero continuar pagando a sus trabajadores, la cuota de autónomos, los trimestrales, la RENTA, etc. Sin ingresos, la situación es delicada.

Otras circunstancias pueden ser que se hayan sobrevenido problemas totalmente imprevisibles que provoquen lo anterior y que estos hagan que sea inalcanzable la finalidad del negocio, es decir, su rentabilidad. La situación de la Covid-19 fue excepcional, pero no siempre se puede abusar de esta cláusula para otro tipo de situaciones. De hecho, hay que usarla con bastante cautela. 

Cómo se hace un modelo de demanda rebus sic stantibus

El modelo de demanda que incluya la rebus sic stantibus debe presentarse ante los juzgados y en él deben aparecer los datos del demandante y del demandado. Una vez hecho esto, se expondrán los hechos en los que se solicitará la revisión de lo que se ha pactado en el contrato. Este puede ser el pago de un alquiler, por ejemplo. En este punto se pueden acordar diferentes opciones:

  • La suspensión del pago de esa renta durante un tiempo que quedará especificado en el modelo de demanda indicando el día, mes y año correspondientes al inicio y fin de esa suspensión.
  • La reducción de la cuota que se está pagando en un porcentaje que debe quedar claro en el modelo de demanda que incluye la rebus sic stantibus. También, se indicarán las fechas de inicio y fin.

La elección de un acuerdo u otro dependerá de la situación de cada persona en particular. Lo que sí es importante son sus circunstancias personales. Si puede asumir la reducción de la cuota, es mejor elegir esta opción en el momento en el que se redacte el modelo de demanda basado en la rebus sic stantibus. 

Asimismo, en el modelo debe quedar claro el contrato previo a la demanda especificando todos sus puntos (duración, renta anual y mensual, actividad, etc.), la situación del bien arrendado y las circunstancias actuales derivadas de un acontecimiento imprevisible y concreto. Es en este punto donde debe exponerse el caso que se tiene que poder incluir en la rebus sic stantibus.

Un modelo de demanda para circunstancias excepcionales

Conviene tener presente que este tipo de demandas no son nada frecuentes, de hecho, pueden ser desestimadas si en el modelo no queda claro el caso concreto que se puede ajustar a la rebus sic stantibus. Debemos recordar que se trata de la revisión de un contrato ya firmado y que esto siempre es complicado. No obstante, en situaciones como la pandemia, esta cláusula fue plausible en muchos casos.

La redacción y descripción de las causas que pueden llevar a una persona a incluir esta cláusula en un modelo de demanda deben ser los correctos para que llegue a buen término. En Global Economist & Jurist existen varios modelos exitosos que se pueden tomar como referencia para que todo salga según lo previsto.